El Gobierno de Asturias y el Ayuntamiento de Oviedo coinciden al menos en una cosa: no quieren modificar el proyecto para soterrar el tráfico de la autopista "Y" en la capital.

La idea que comparten las dos administraciones, tradicionalmente enfrentadas, es cubrir con una "losa" la autopista para así mejorar los accesos a Oviedo y proteger la iglesia de San Julián de los Prados (Santullano). Este edificio prerrománico está muy deteriorado debido a la circulación constante de vehículos.
El proyecto apoyado por los gobiernos regional y local costaría 21 millones de euros que pagarían a partes iguales el Principado, el Ayuntamiento y el Estado.
Sin embargo, los responsables del Plan Director del Prerrománico de Asturias, un documento elaborado por el Gobierno central que sirve para ordenar todas las actuaciones en los edificios de este estilo arquitectónico, han rechazado esta solución y reclamado una "más natural" y con menor coste.
En un informe presentado al Ministerio de Cultura, plantean una alternativa: que la "Y" termine 600 metros antes, construir una rotonda en la calle Ángel Cañedo y desviar el tráfico por la Fábrica de Armas hasta la plaza de la Cruz Roja. La mitad de los carriles que hay ahora en la autopista se convertirían en una calle más de Oviedo y el resto en una zona verde junto a la iglesia de Santullano.
Para hacerlo, habría que cambiar el Plan General de Ordenación Urbana (documento que determina cómo y dónde se puede construir en Oviedo).
Hoy, el presidente del Principado, Vicente Álvarez Areces, ha asegurado hoy que el proyecto de la losa de Santullano "no tiene marcha atrás".
Según Areces, la Comisión de Patrimonio puso reparos hace tiempo al proyecto de la losa de Santullano. Entonces no se habían completado todos los estudios técnicos pero al final se comprobó que con la losa se puede proteger el monumento a la vez que se mejora la entrada a la capital.
Por su parte, el concejal de Urbanismo, Alberto Mortera, ha exigido al ejecutivo asturiano que rechace el proyecto para desviar el tráfico que ha propuesto el Ministerio de Cultura y que se atenga al acordado antes. Mortera ha asegurado que el Consistorio no va a cambiar el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) si no se aclara primero el futuro de la Fábrica de Armas de Oviedo, .
Según el concejal, hay cuatrocientas mil personas que diariamente viven o trabajan en la ciudad, de las que doscientas mil viajan a diario desde otros puntos de la región, así que esta obra es de interés autonómico.