Rusia está considerado como uno de los países más homófobos del mundo. El simple hecho de desplegar una bandera arcoíris puede provocar la detención del que la porte. Por eso, un grupo de activistas por los derechos del colectivo LGTBI ha 'colado' la bandera del orgullo por las calles del país de una manera muy original.

Aprovechando que el país celebra el Mundial de Fútbol, una española, un holandés, un brasileño, una argentina y un colombiano llevaron camisetas de sus respectivas selecciones que, juntas, forman los colores de la bandera gay.

Juntos han formado el proyecto The Hidden Flag (La Bandera Escondida) y el resultado son varias fotos del sexteto por diferentes escenarios de Rusia, que se puede ver en su web y en una exposición hasta este domingo en la galería madrileña 6más1.