La Brigada Provincial de la Policía Municipal de Madrid ha tardado nada menos que siete años en capturar a un violador.

Se le imputan al menos 15 agresiones sexuales en distintos puntos de la capital y algunos municipios de la periferia.

La detención se produjo la tarde del martes en las proximidades de su domicilio. El supuesto violador solía aguardar a sus víctimas en las madrugadas de los sábados y los domingos. Abusaba de ellas, las amenazaba para que no contaran lo ocurrido y huía.