El primer ministro italiano, Romano Prodi, presentó este jueves su dimisión al Jefe del Estado, Giorgio Napolitano, que hoy comenzará las consultas para la formación de un nuevo Gobierno, informó la presidencia de la República.

Prodi, de 68 años, dimitió 20 meses después de formar su segundo Gabinete y una vez que el Senado le negara hoy el voto de confianza que le había pedido tras la decisión del pequeño partido aliado democristiano UDEUR de abandonar "La Unión", que la dejó en minoría en la Cámara Alta. Prodi perdió por 161 votos contra 156. Un legislador se abstuvo.

Napolitano se ha "reservado la decisión" (es decir, si acepta o no la dimisión) y hoy comenzará las consultas con los partidos políticos para la formación de un nuevo Ejecutivo, y de momento se desconoce el tiempo que durarán.

El Presidente de la República se ha reserveado la decisión de aceptar o no la dimisión
Tras recibir la dimisión, Napolitano pidió a Prodi que el Gobierno siga al frente para afrontar los temas corrientes.

Los caminos que se abren para cerrar la crisis son tres: la formación de un gobierno "técnico", es decir presidido por un independiente; la petición a Prodi de que busque una nueva mayoría -lo que parece prácticamente imposible- y se presente de nuevo al Parlamento o la convocatoria de nuevas elecciones.

La derecha que lidera Silvio Berlusconi exige elecciones anticipadas, a sabiendas que los sondeos le dan la presidencia. Mientras, el partido de Prodi, La Unión está dividida, ya que los pequeños partidos que la forman abogan por ir a las urnas y el Partido Demócrata dice que antes hay que reformar la ley electoral, causante de la inestabilidad política que sufre el país.

Trifulca en el Senado

Poco antes de la votación, durante el debate, los senadores de la oposición de centroderecha se han liado a golpes e insultos contra su compañero Nuccio Cusumano, que había anunciado su intención de votar a favor de Prodi, contra el criterio de su partido. "Vendido, cornudo, pedazo de mierda"... Ésas han sido algunas de las "perlas" que los senadores le han dedicado.

La tensión y los enfrentamientos se elevaron hasta tal punto que la sesión tuvo que ser suspendida durante unos minutos. Tras el anuncio de Cusumano, el hemiciclo se convirtió en un patio de vecinos, oyéndose insultos como: "Maricón, eres una basura, eres una puta, eres una muñequita".

Cusumano se desmayó y tuvo que ser sacado del hemiciclo en una camilla. Tras ser atendido por un médico, no se teme por su salud. El Consejo de la presidencia del Senado se reunió para tratar el tema y tomar medidas.