Manifestación del Orgullo Gay
Miles de personas han secundado la manifestación del Orgullo Gay 2018 en Madrid, que ha partido de Atocha hasta Colón. EFE

Un año más, Madrid se ha vuelto a teñir con la bandera multicolor y más de un millón de personas —según organizadores, una cifra rebajada a 700.000 por Delegación de Gobierno— han recorrido este sábado las calles de la capital en la manifestación del Orgullo Gay para señalar el camino que queda por recorrer para alcanzar la plena igualdad de derechos del colectivo LGTBI en el ámbito laboral y social.

Ataviados con la emblemática bandera arcoíris y al ritmo de simbólicas canciones como la de A quién le importa o I will survive, los manifestantes, en un ambiente festivo, han bailado y coreado distintos lemas a favor de la igualdad de derechos en una manifestación que llevaba por lema "Conquistando la igualdad, TRANSformando la sociedad", en referencia a la reivindicación principal de este año: los derechos de las personas transexuales.

"Contra la transfobia social, educación en la igualdad", "Mi familia mola más porque tengo un hijo trans" o "Me importa una mierda lo que tengo entre las piernas" son algunos de los eslóganes que se han escuchado en la marcha, a la que también ha asistido la asociación "Son nuestros hijos" en defensa de la gestación subrogada.

El calor que ha azotado Madrid y que muchos manifestantes han sofocado en las fuentes de la calle, no ha impedido que durante más de dos horas una protesta multitudinaria reclamara la protección de los menores trans, un Pacto de Estado frente al VIH y la aprobación de la Ley de igualdad LGTBI.

Estas han sido las principales reivindicaciones que el colectivo ha plasmado en el Manifiesto del Orgullo, leído, al término de la marcha, por activistas trans y que ha concluido al grito de "Por un 2018 de liberación" y "Por la autodeterminación del género".

Terminada la parte más reivindicativa de esta jornada del Orgullo, ha dado comienzo el momento más lúdico del acto: el desfile de carrozas, con el baile, la música y la diversión como protagonistas y que, según las previsiones, se prolongarán durante la madrugada.

Para garantizar la seguridad de los actos se han desplegado unos 1.000 policías nacionales, a los que se han unido agentes de la Policía Municipal y sanitarios de emergencias.

Dos ministros presentes y veto al PP

Por primera vez, a la cabecera de la marcha han acudido dos ministros: el de Interior, Fernando Grande-Marlaska, y la de Sanidad, Carmen Montón. Junto a ellos, la vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra; el líder de Ciudadanos, Albert Rivera; la diputada Sofía Castañón, secretaria de Igualdad y Feminismos de Podemos, y los secretarios generales de CC OO y UGT, Unai Sordo y Pepe Álvarez, entre otros.

Debido al veto de los organizadores de la manifestación a la presencia del PP como "medida de presión" por incumplir dos leyes relacionadas con el colectivo LGTBI, políticos de este partido han acudido a título personal a la Plaza de Colón, como algunos consejeros de la Comunidad de Madrid. Jaime de los Santos, titular de Cultura, Turismo y Deportes, ha asegurado que el veto a su partido "retrotrae a tiempos peores" y "lo importante es que hemos estado" y que "los 365 días del año luchemos por implementar las leyes aprobadas hace dos años y por los derechos del colectivo LGTBI".

Consulta aquí más noticias de Madrid.