Tras reunirse con el obispo y hacerle entrega del documento, el colectivo ha leído el manifiesto en la entrada del Museu de Lleida, en el que remarcan que no se trata de un problema entre Aragón y Catalunya, "como se ha querido hacer ver", sino un problema de derechos, y reiteran que quieren una buena vecindad basada en el respeto y la consideración mutuos que nacen de la Justicia.

El manifiesto vio la luz el pasado 17 de junio como colofón de la Caravana a Roda de Isábena que organizó la plataforma con el objetivo de exigir el regreso de los bienes de las parroquias al hilo del pleito judicial iniciado por la vía civil, después de conseguir 26 sentencias eclesiásticas a su favor.

Consulta aquí más noticias de Lleida.