Rebeco
En la fotografía, tomada en 2003, los dos primeros ejemplares de esa especie que se reintrodujeron en la región. (ALBERTO AJA/EFE) ALBERTO AJA/EFE
La montaña occidental de Cantabria ha vuelto a acoger a uno de sus exiliados: el rebeco, una especie que desapareció de este hábitat hace más de 150 años debido a la presión humana y, sobre todo, a la masiva
deforestación que sufrió la zona en los siglos XVII y XVIII para abastecer a la industria naval.

Este regreso del rebeco a los montes del oriente de Cantabria ha sido posible gracias a la Fundación Naturaleza y Hombre, que en 2002 emprendió un proyecto para reintroducirlo en su antiguo hábitat, una iniciativa que contó con financiación del programa europeo Life, que destina fondos a acciones de conservación del medio ambiente.

Algunos de los ejemplares nacidos en los primeros años del proyecto se han convertido ya en adultos reproductores

Cinco años después de que se soltaran los seis primeros ejemplares, dos machos y cuatro hembras capturados en el Parque Natural de los Picos de Europa, la población de rebecos en la montaña oriental de Cantabria asciende ya a un total de 55. La mayoría de ellos, 38, ha nacido en su nueva casa, según datos difundidos hoy por la Fundación Naturaleza y Hombre.

En total, para este proyecto se capturaron en distintas fases 24 rebecos en Macizo Central de los Picos de Europa, que tras pasar unos días en un cercado "pre-suelta", para comprobar que no padecían ninguna enfermedad, quedaron en libertad. A partir de este momento se inició un proceso de adaptación de los animales a su nuevo hábitat, bajo el seguimiento y vigilancia del servicio de guardería de la Fundación Naturaleza y Hombre,.

El hábitat del rebeco por el oriente de Cantabria se extiende ahora por cerca de 21.500 hectáreas, 1.000 de ellas cedidas por una sociedad de cazadores de la zona para que el 'rey de los riscos' disfrute de un lugar tranquilo donde reproducirse.

El presidente de la Fundación Naturaleza y Hombre, Carlos Sánchez, ha explicado hoy que la tasa de reproducción del rebeco en la zona "va aumentando progresivamente", debido a que algunos de los ejemplares nacidos en los primeros años del proyecto se han convertido ya en adultos reproductores, por lo que se espera que en el próximo año el número de alumbramientos sea aún mayor.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE SANTANDER