Grupo de jóvenes
Imagen de un grupo jóvenes. GTRES

Una formación básica ya no va a abrirnos las puertas del mercado laboral. Si bien el paro juvenil, en cifras absolutas, descenderá en los próximos cinco años, aquellos jóvenes que sólo tengan una formación básica tendrán "graves dificultades" para encontrar empleo en los próximos 15 años.

Es lo que asegura el estudio 'Jóvenes y empleo: escenarios de futuro', realizada por el Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud de la Fad a partir de opiniones de expertos. En concreto, señala que la brecha social y las diferencias entre personas jóvenes aumentarán en los próximos años porque el mercado laboral discriminará "cada vez más" entre jóvenes con o sin experiencia cualificada.

El 76% de los directivos de Recursos Humanos de grandes empresas consultados afirma que apenas se contratará a jóvenes con estudios primarios; el 59% piensa lo mismo de aquellos que sólo cuentan con FP Media o básica; y un 88% dice que no se contratará a jóvenes sin estudios. Además, han destacado que el 77% de las empresas demandan formación universitaria, siendo el postgrado el tipo de formación universitaria más demandado.

Peores empleos a la población juvenil sin experiencia

Según los expertos consultados en el estudio, el mercado de trabajo siempre penalizará con los empleos de peor calidad a la población juvenil por no tener experiencia laboral. La temporalidad seguirá siendo la principal vía de acceso laboral y aumentará el número de contratos a tiempo parcial aplicados a la población juvenil.

Por otra parte, el trabajo autónomo aumentará en los próximos cinco años debido a que las empresas impondrán esta modalidad de trabajo para contratar sus servicios.

La investigación también apunta a que el sector terciario y, en menor medida el sector cuaternario (I+D+I), serán los promotores del crecimiento de la empleabilidad juvenil en España. Por el contrario, el sector primario o agropecuario no tendrá relevancia en la generación de empleo joven en los próximos años. Los expertos coinciden en que la iniciativa, la proactividad y el emprendimiento de los jóvenes para encontrar empleo "tendrá cada vez mayor relevancia".

La investigación resalta que existe una idea generalizada de que la población juvenil estará más tiempo estudiando o preparándose porque le costará encontrar trabajo. Además, apunta que aumentará el número de jóvenes que realice parte de su currículo educativo en el extranjero, debido fundamentalmente a las exigencias del mercado laboral.

Aumentarán los estudiantes que cursen FP

Además, los expertos creen que aumentará el número de estudiantes que cursen Formación Profesional reglada y rechazan la tesis de que la percepción social hacia este tipo de estudios seguirá siendo negativa y que ello reducirá su demanda. Asimismo, muestran un alto consenso ante la percepción de que la oferta de prácticas no laborales aumentará.

Los responsables de RR HH de grandes empresas coinciden en señalar que los jóvenes que optan a puestos de alto nivel y nivel medio tienen una preparación suficiente, aunque se reclama mayor profundidad en habilidades digitales y en idiomas.

Según los expertos, "no se creará" un salario mínimo para la población joven distinto al del resto de la población y las segmentaciones contractuales "seguirán existiendo". A su vez, en los próximos cinco años, no se verá reducido el número de contratos eventuales (obra y servicio y otros) para la población juvenil.