El fiscal ha pedido dos años de prisión para el ganadero Manuel Costa, condenado a 81 años de cárcel por el asesinato de tres novilleros de Albacete, y la misma pena para su esposa y otras nueve personas, a los que acusa de realizar o peraciones fraudulentas para no pagar las indemnizaciones a los herederos de las víctimas.

Las conclusiones provisionales del Ministerio Público señalan que Costa, propietario de la finca "Charco Lentisco", donde se cometieron los tres asesinatos hace ahora 17 años, y los otros diez imputados llevaron a cabo varias operaciones de compraventa de los bienes del matrimonio para eludir las indemnizaciones.

Así, siempre según el fiscal, las fincas propiedad de Costa y de su esposa, inscritas en los Registros de la Propiedad de Molina de Segura y Cieza, pasaron por sucesivas manos "con un propósito obstruccionista".

Según la acusación estatal, estas transmisiones fueron "simuladas" y se llevaron a cabo para no atender el pago de las indemnizaciones a las que Costa tenía que hacer frente por el triple crimen.

Según el fiscal, estas transmisiones fueron simuladas

El escrito del fiscal, en el que se piden dos años de prisión para cada uno de los acusados por un delito de alzamiento de bienes, pide también a la Sala que declare la nulidad de las escrituras de venta de las fincas en cuestión.

Costa fue condenado a tres penas de 27 años de cárcel cada una por la Audiencia Provincial de Murcia como autor de tres delitos de asesinato, de los que fueron víctimas los novilleros Andrés Panduro, Lorenzo Franco "El Loren" y Juan Carlos Rumbo.

Familiares de los tres asesinados en "Charco Lentisco", finca ubicada en Cieza, visitaron a finales del pasado mes de noviembre al presidente de la Audiencia Provincial de Murcia, Andrés Pacheco, y solicitaron su intervención para agilizar este proceso.