La Guardia Civil de Álava ha desarticulado una de las mayores redes individuales de distribución de pornografía infantil en España, en una operación en la que ha detenido a tres hombres y se ha incautado de millones de archivos. Según ha informado hoy la Delegación del Gobierno en el País Vasco, la operación, denominada 'Nablot', ha concluido, desde que se iniciara en octubre de 2007, con el ingreso en prisión de dos de los detenidos y un tercero que ha quedado en libertad bajo fianza.

En muchos de los vídeos incautados aparecen bebés de pocos meses sometidos a prácticas aberrantes

En el conjunto de la operación la Guardia Civil se ha incautado de fotos y, mayoritariamente, vídeos enormemente vejatorios con menores, muchos de ellos bebés de pocos meses, sometidos a prácticas aberrantes, los cuales eran distribuidos a través de programas de intercambio de archivos por internet. El seguimiento en la red de un fichero denominado 'Nablot' les permitió localizar tres objetivos, dos en España -en Tenerife y en Baracaldo (Vizcaya)- y uno en un país de Oriente Medio.

El libertad tras abonar una fianza de 3.000 euros

El pasado día 17 de diciembre agentes del Equipo de Investigación Tecnológica (EDITE) de Vitoria se desplazaron a Tenerife y allí procedieron a la detención de F.G., de 43 años, sin antecedentes, y se incautó de dos ordenadores. Los agentes comprobaron que en el ordenador personal tenía instalados, simultáneamente, cuatro discos duros, cuyo contenido estaba distribuyendo en directo.

Además el detenido portaba en su cartera en el momento de la detención una fotografía sumamente vejatoria de una niña a cuya imagen le había recortado la cabeza. Tras pasar a disposición judicial en Tenerife, quedó en libertad tras abonar una fianza de tres mil euros.

Cientos de miles de archivos

Posteriormente, el 16 de enero pasado, los guardias civiles de Álava se trasladaron a Baracaldo (Vizcaya) para localizar y detener a su segundo objetivo, E.L., de 30 años de edad, con numerosos antecedentes.

Al igual que en el caso del detenido de Tenerife, en el momento del registro se localizó en su domicilio un PC que tenía instalados simultáneamente cinco discos duros cuyo contenido de pornografía infantil se estaba distribuyendo en ese preciso instante. El número de vídeos y otros archivos con contenido de pornografía infantil que se incautó la Guardia Civil en este caso se cuenta por cientos de miles.

En el mismo domicilio estaba instalado el ordenador portátil de una tercera persona, I.L., de 33 años, conectado en red local con el del primer detenido, y que también poseía en su disco duro el mismo tipo de vídeos de pornografía infantil. Por esta razón fue igualmente detenido e imputado por el mismo delito. El Juzgado de Instrucción número dos de Vitoria, encargado del caso, dictó prisión incondicional para ambos.