La esposa del guardia civil que se suicidó en Ayamonte (Huelva) el pasado lunes ha asegurado que su marido no la agredió y que ella no presentó denuncia contra él, además de indicar que denunciará al psicólogo que le dio el alta tras una depresión y le permitió de nuevo tener arma reglamentaria.

Tuvimos una discusión muy fuerte, y le vi coger la pistola y cargarla, y temí por los tres

La mujer, que ha preferido mantenerse en el anonimato, ha explicado que su marido "llevaba mal varios días anímicamente, dándose de baja por varios motivos", y el pasado domingo, "tuvimos una discusión muy fuerte, y le vi coger la pistola y cargarla, y temí por los tres", en referencia a su hija de 2 años.

"Llamé a sus compañeros y les dije que mi marido podía cometer una locura", ha señalado, pero ha negado que realmente presentase una denuncia por escrito, además de indicar que no hubo agresión sino "una discusión típica entre parejas, porque llevo cinco años casada con él, y ha habido momentos difíciles y fáciles".

"Ya pasó una vez un episodio turbio por el que le tuvieron que retener la pistola, y fue a la consulta del psicólogo a la comandancia de Málaga, y voy a tomar medidas contra él, porque un psicólogo no puede hacer eso, y una persona tiene que estar completamente en sus cabales para tener un arma", ha indicado, además de señalar que "no sé de que manera le engañó, y yo por detrás me negaba sin que mi marido me viera", todo ello en Málaga, donde entonces estaba destinado.

Un psicólogo no puede hacer eso, una persona tiene que estar completamente en sus cabales para tener un arma

La Guardia Civil informó de que sobre las 19:00 horas del pasado domingo se recibió llamada telefónica en el Centro Operativo de Servicios 062 (COS) en la que una mujer, de 28 años de edad, esposa de un componente del Cuerpo, y vecina de Ayamonte, comunicó haber sufrido un episodio de malos tratos a manos de su marido, un Cabo de la Guardia Civil de 34 años de edad y en comisión de servicio en el Puesto de Ayamonte.

"Una vez prestada la atención a la víctima y a su hija de dos años en el cuartel de Ayamonte, se pasó aviso al EMUME (Equipo mujer-menor de la Policía Judicial de la Guardia Civil) para que recogiera la denuncia", explicaba el comunicado, aunque la mujer del fallecido ha dicho que "no presenté una denuncia, sino que presté declaración solamente, y tengo la copia".

Tras entrevistarse con el guardia civil a través de la puerta, se le intentó convencer para que depusiera su actitud y franqueara el paso del domicilio, a lo que éste se negó en todo momento, y cuando los agentes entraron en la casa encontraron su cadáver junto a su arma reglamentaria.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE HUELVA.