Janet Sanz, Marta Lois y Antonio Muñoz
Han instalado camas en la calle contra los pisos turísticos. EUROPA PRESS

El gobierno municipal de Barcelona dice desconocer el número de apartamentos turísticos ilegales que hay en la ciudad, que al inicio del mandato eran entre 6.000 y 8.000. Además, desde julio de 2016, cuando puso en marcha el plan de choque contra estos apartamentos, ha logrado que dejen de operar 2.355, pero quedan otros 1.793 de los 4.148 que ha ordenado cerrar que aún no lo han hecho. Sin embargo, la teniente de alcaldía de Ecologia, Urbanisme i Mobilitat, Janet Sanz, ha asegurado este jueves al dar a conocer estos datos que se está "más cerca que nunca de poner a cero la oferta ilegal" tras una "situación de barra libre".

Según Sanz, el 90% de los pisos detectados acaban acatando la orden de cierre de manera voluntaria y si todavía existen 1.793 que continúan abiertos es porque el procedimiento es lento y desde que los propietarios la reciben hasta que se les agotan los plazos para poner fin a su actividad pueden pasar de cuatro meses a un año.

Si una vez transcurrido este tiempo los pisos siguen operando, el Ayuntamiento procede a cerrarlos por la fuerza, con un precinto. De los 2.355 que han cesado su actividad desde hace dos años, 2.129 lo han hecho sin que haya sido necesario recurrir a esta solución y el resto, 226, han sido precintados.

Sanz ha explicado, por otro lado, que el Consistorio comprueba que los pisos que cierran de manera voluntaria no vuelvan a abrir. Desde el verano pasado ha vuelto a inspeccionar 2.503 y ha detectado un 90% de cumplimiento. Un 6%, ha reincidido y un 4% está bajo sospecha.

El balance del plan de choque que ha presentado la teniente de alcaldía también señala que desde julio de 2016 hasta mayo de este año el Ayuntamiento abrió 10.635 expedientes a apartamentos turísticos ilegales e impuso 5.503 sanciones, cifras muy superiores a las del periodo 2014-2016, cuando los expedientes fueron 2.556 y las multas, 1.001. Estas van de los 30.000 a los 600.000 euros.

Los expedientes iniciados se concentraron, sobre todo, en el Eixample (3.193), Ciutat Vella (2.920), Sant Martí (1.220), Sants-Montjuïc (1.042) y Gràcia (939).

Desde que se puso en marcha el plan de choque se han inspeccionado 81 bloques de pisos, 21 residencias de estudiantes y 61 pensiones que ofrecían apartamentos ilegalmente. Asimismo, se ha detectado a 11 ‘multiinfractores’ que gestionaban 86 pisos y se les han abierto 170 procedimientos disciplinarios.

En cuanto a los 2.577 anuncios de pisos ilegales que detectó el Consistorio en Airbnb, Sanz ha apuntado que la plataforma los ha retirado, tal y como prometió.

Camas en la calle para alertar del problema

El Ayuntamiento ha vuelto a poner en marcha la campaña que estrenó el verano pasado consistente en ubicar camas en la calle para alertar de los pisos turísticos ilegales. Sus emplazamientos son La Rambla, el Arc de Triomf y Gràcia. A la iniciativa se han sumado los ayuntamientos de Sevilla y Santiago de Compostela.

La teniente de alcalde de Santiago Marta Lois ha explicado que allí, en 2017, se detectaron 3.188 plazas en apartamentos turísticos ilegales y 717 anuncios de pisos no registrados. El 50% de la oferta se concentra en la Ciudad Histórica.

Por su parte, el delegado de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo de Sevilla, Antonio Muñoz, ha señalado que estiman que hay unos 7.000 pisos turísticos en la ciudad. 3.696 eran ilegales y se han regularizado.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.