La intoxicación de un hombre y una mujer de nacionalidad británica, que se encuentran en estado crítico, se produjo con Novichok, un agente químico de procedencia rusa, y la misma sustancia con la que fue envenenado al exespía Sergéi Skripal, informó este miércoles la Policía Británica.

El suceso sucedió el sábado en la localidad británica de Wiltshire, a 13 kilómetros de Salisbury, donde se intoxicaron Skripal y su hija el pasado 4 de marzo.

El comisionado adjunto de la Policía Metropolitana, Neil Basu, informó de que no se ha podido confirmar hasta el momento si el agente nervioso proviene del mismo lote con el que fue atacado el ex espía ruso.

La sustancia tóxica ha sido analizada en el laboratorio de investigación de armas químicas del Gobierno británico en Porton Down, en Wiltshire, agregó.

El inspector precisó que "no hay nada que sugiera" que la pareja fuera atacada, si bien ambos fueron hallados inconscientes en Wiltshire con síntomas parecidos a los de Skripal y su hija, y están siendo tratados en el mismo hospital que ellos.

Según los medios británicos, ambos afectados responden a los nombres de Charlie Rowley y Dawn Sturgess, de 45 y 44 años, respectivamente.

Incidente "grave"

Basu confirmó que "nadie más" ha presentado los mismos síntomas en la localidad, si bien se mantiene acordonada la zona del suceso, donde lidera la investigación la Unidad de Terrorismo del Reino Unido, junto con la Policía de Wiltshire.

El agente insistió en que no parece que se haya cometido "un delito" intencionado, aunque matizó que la investigación sobre lo ocurrido permanece abierta a todas las hipótesis.

El comité de emergencia Cobra, formado por los principales ministros y por representantes de las fuerzas de seguridad del país, se reunió este miércoles para abordar el caso.

Un portavoz del Gobierno de la primera ministra, Theresa May, afirmó este miércoles que el incidente está calificado como "grave" y es abordado "con la máxima seriedad".

Crisis diplomática

El exespía, de 67 años, y su hija Julia, de 33, fueron envenenados con el agente nervioso Novichok en un ataque que, según el Gobierno británico, fue orquestado por Rusia.

Como represalia por lo sucedido decenas de diplomáticos rusos fueron expulsados del Reino Unido, mientras que Moscú negó cualquier vinculación con los hechos e hizo lo propio con diplomáticos británicos.

Los Skripal permanecieron durante semanas en el hospital Salisbury District —antes de recibir el alta el 10 de abril ella y el 18 de mayo él—, el mismo en el que ahora se encuentran ingresados en estado crítico el hombre y la mujer.

En un primer momento, cuando se avisó del incidente, las autoridades sospecharon que la pareja había consumido algún tipo de droga ilegal. Sin embargo, más tarde, la Policía de Wiltshire declaró que se trataba de "un incidente grave" al sospechar que las dos personas pudieron haber estado expuestas a una "sustancia desconocida".

Varios lugares de la localidad y alrededores han sido acordonados como medida de precaución y se avisó a los vecinos de que se iba a aumentar la presencia policial en la zona.

El agente señaló que la sanidad pública del Reino Unido no cree que haya "un importante riesgo sanitario" para la población, si bien admitió que esto puede ser revisado.