El juez decretó esta noche prisión provisional sin fianza para la madre del bebé de nueve meses muerto el domingo en Vilanova i la Geltrú (Barcelona), Yasmina F.N., de 18 años, por un delito de asesinato por omisión y otro de maltrato habitual.

La autopsia reveló que la causa de la muerte del bebé fue un golpe en la cabeza, aunque el cuerpo presentaba otras heridas producidas probablemente días antes de su muerte, lo que evidencía que sufría malos tratos. 

El bebé murió el pasado domingo de un golpe en la cabeza
El titular del Juzgado número 5 de Vilanova también decretó prisión provisional sin fianza para
Antonio P.F. --que estaba al cargo del pequeño cuando ocurrieron los hechos--, por un delito de asesinato y otro de maltrato habitual. Antonio P.F. es la pareja de María de la Sierra M.C., madre de la compañera sentimental del abuelo del niño.

El juez ha decretado libertad provisional sin fianza para María de la Sierra M.C.; Juan F.L., el abuelo del bebé --y quien pidió auxilio--; y para la pareja del abuelo, María de la Sierra A.M. Los tres siguen imputados y deberán comparecer semanalmente ante el juzgado, informaron a Europa Press fuentes judiciales.

Secreto de actuaciones

El caso está bajo secreto de actuaciones. Las declaraciones empezaron este martes y continuaron durante todo el miércoles. También declararon seis testigos, y se hizo una entrada y registro en un domicilio de la calle Pare Garí de Vilanova, donde se hallaron indicios suficientes sobre el caso.

Es la vivienda donde estaba el menor antes de ser trasladado por los familiares, junto con la Policía Local, al hospital comarcal Sant Antoni Abat, donde ingresó cadáver. El bebé estaba a cargo de la madre de la compañera sentimental del abuelo y de su pareja, Antonio P.F. No obstante, quien pidió auxilio fue el abuelo del menor, avisado supuestamente por éstos.

Llamada de alerta 

Una llamada realizada por uno de los detenidos alertó a la policía local de Vilanova i la Geltrú el pasado día 20 que en un domicilio del barrio de Can Xicarró había un bebé de nueve meses muerto o malherido. 

Algunos de los vecinos del domicilio en el que vivía el niño aseguraron que el niño estaba bien cuidado por la madre y el abuelo y cuestionaron que su muerte esté relacionada con un supuesto caso de malos tratos.