Que justos no paguen por pecadores. Éste es el objetivo que se ha marcado la Empresa Municipal de Aguas (Emacsa) al poner en marcha un plan para la sustitución de los contadores colectivos por otro individuales en las comunidades de vecinos. Entre las medidas contempladas por el Ayuntamiento para fomentar este cambio destaca la concesión de ayudas de 120 euros, más IVA, por cada vivienda que quiera instalar un contador particular.

Sin embargo, estas subvenciones pueden ser exiguas en el caso de que las obras a realizar sean complejas, ya que la colocación del aparato puede ascender hasta 50.000 euros, según fuentes consultadas por 20 minutos en el sector de la fontanería. Debido a esto, Emacsa ha llegado a acuerdos con el Banco Sabadell y con Cajasur para que estas entidades concedan préstamos a las comunidades de propietarios en condiciones ventajosas con este fin. Además, la empresa municipal se compromete a supervisar todo el proceso de instalación.

Según datos de Emacsa, aún son 82.000 hogares en la ciudad los que cuentan con un contador colectivo, lo que supone un 54% del total de clientes que tiene la compañía en la actualidad.

La opinión de los cordobeses

Rafaela Prieto. 55 años. «Me parece bien que cada vecino pague lo que le corresponde. Sin embargo, en mi comunidad somos pocos propietarios y no gastamos mucha agua, por lo que no creo que cambiemos el contador».

Antonio Ruiz. 44 años. «Hay que premiar a los que ahorran agua y castigar de algún modo a los que la derrochan. En mi bloque tenemos aún un contador colectivo y veo bien que empecemos los trámites para cambiarlo por otro individual».

María Osuna. 53 años. «Es bueno que se renueven los contadores para que los que gasten menos agua no se vean tan perjudicados. Sin embargo, creo que habría que dar más medidas compensatorias a las familias numerosas».