Wikipedia
Logotipo de la Wikipedia. 20MINUTOS.ES

"Defendamos una red abierta". Este es el título del comunicado que se encontrarán quienes intenten entrar este miércoles a los contenidos de Wikipedia. La plataforma ha decidido llevar a cabo una jornada de protesta contra la nueva directiva de la Unión Europea sobre derechos de autor que se votará este jueves en el pleno de la Eurocámara.

Los responsables de Wikipedia consideran que la normativa "dañaría significativamente la internet abierta que hoy conocemos" y que "en lugar de actualizar las leyes de derechos de autor en Europa y promover la participación de toda la ciudadanía en la sociedad de la información, amenazaría la libertad online e impondría nuevos filtros, barreras y restricciones para acceder a la web".

La plataforma llama a todos los eurodiputados a votar en contra y a los internautas a sumarse a su campaña, para la cual han creado las etiquetas #WikipediaSeApaga o #SalvemosInternet.

"Campaña de noticias falsas"

Ante esta reacción, los ponentes de la directiva han salido a defender que plataformas como Wikipedia no se verán afectadas por la nueva regulación. Los eurodiputados, liderados por el cristianodemócrata alemán Axel Boss, han querido desmontar lo que califican de "campaña de noticias falsas" que, aseguran, están llevando a cabo los grandes portales de internet.

"Nos enfrentamos a una campaña muy malintencionada y cargada de argumentos falsos, como que la futura normativa puede afectar a Wikipedia, una plataforma que se excluye expresamente", señaló Voss, que explicó, junto a otros ponentes en la sombra de distintos grupos políticos, que la normativa pretende que "los autores en internet reciban un pago justo por sus contribuciones".

Voss y otros eurodiputados, como Helga Trüpel o Virginie Rozière, denunciaron haber recibido incluso "amenazas de muerte" y haber sabido de supuestas prácticas de lobby en los medios de comunicación, como Google enviando su argumentario en contra de la nueva normativa a los principales diarios franceses, de los que es anunciante.

"Simplemente queremos que quienes crean contenido reciban su parte, queremos proteger a los autores en el mundo virtual como ya sucede en el mundo real. Pero las grandes tecnológicas no parecen dispuestas a dejar de hacerse multimillonarias", señaló Rozière.