Espai de Consum Responsable de Barcelona en la ronda Sant Pau, 43-45.
Espai de Consum Responsable de Barcelona en la ronda Sant Pau, 43-45. ANTONIO HERREROS

Consumir es escoger cómo queremos vivir. Bajo esta idea y con la voluntad de hacer fácil el consumo responsable, abre las puertas el Espai Consum Responsable en la ciudad de Barcelona.

Se trata de un equipamiento para favorecer maneras de consumir con repercusiones socioeconómicas y ambientales positivas. El Espai Consum Responsable cuenta con la participación de organizaciones, entidades, empresas y ciudadanía, y ofrece actividades y talleres, exposiciones, cesión gratuita de espacios y punto de encuentro, así como asesoramiento especializado y materiales sobre consumo responsable.

El nuevo equipamiento convive con la OMIC, entidad que desde hace más de 30 años hace una importante tarea de información sobre derechos y deberes vinculados al consumo y de tramitación de reclamaciones.

La puesta en marcha del Espai se enmarca dentro de la llamada Estratègia d'Impuls del Consum Responsable 2016-2019, EICR, un plan del Ajuntament de Barcelona que apuesta por una nueva política local de consumo responsable.

Con las nuevas instalaciones se dispone de un espacio de referencia que cuenta con una sala polivalente con capacidad para 60 personas, una segunda sala para 25 personas, espacio para exposiciones y acceso a material divulgativo y de investigación especializada en el consumo responsable.

Interacción con el entorno

Este nuevo enfocamiento tiene en cuenta la interacción del consumo con el entorno socioeconómico y permitirá adaptarse a les nuevas necesidades y demandas de los consumidores y consumidoras, sin dejar de lado las tareas actuales de las políticas de consumo municipales para las que la Oficina Municipal d'Informació al Consumidor es un referente desde el año 1983.

La filosofía del nuevo centro nace de la misma definición de consumo responsable, que interpreta que una de las principales maneras de interacción entre la ciudadanía, el entorno y la sociedad es a través del consumo.

De esta manera, el consumo responsable intenta practicar un consumo moderado con el objetivo de satisfacer las necesidades y aspiraciones de las personas mediante la elección de los productos, servicios y canales de comercialización más comprometidos con la economía local, las condiciones sociolaborales, los derechos de los consumidores y el medioambiente.

Por lo tanto, el impacto socioeconómico y ambiental de diferentes opciones de consumo puede ser muy diferente, como comprar una camiseta made in Spain o made in China, hacerlo en una tienda que genera ocupación para personas con dificultades de inserción laboral o hacerlo en una sucursal de una multinacional. Igualmente, la repercusión social no es la misma si se ponen los ahorros en un banco ético o en una entidad que invierte en la industria armamentística, o ir en coche a un centro comercial o comprar en el comercio del barrio.

Otros ejemplos de consumo responsable serían comer una lechuga de proximidad comprado directamente a su productor, contratar la luz a una empresa que solo comercializa electricidad de origen renovable o comprar una carpeta en una cooperativa que tiene por objetivo generar ocupación de calidad para sus trabajadores.

LA OMIC ofrece

-Orientación y asesoramiento sobre temas de consumo.

-Tramitación de quejas, consultas y reclamaciones de los consumidores residentes o de establecimientos de Barcelona, y atención a los autónomos y microempresas en servicios básicos.

-Conciliación y mediación entre las partes en caso de conflicto.

-Campañas y acciones formativas sobre consumo.

-Atención a los autónomos y microempresas en servicios básicos (agua, luz, gas y telefonía).

-Campañas informativas sobre derechos y obligaciones de los consumidores. Hojas de reclamaciones en comercios y empresas.

-Colaboración con asociaciones de consumidores y entidades de consumo.

El Espai Consum Responsable ofrece

-Charlas, talleres y exposiciones.

-Cesión gratis de espacios (dos salas).

-Punto de encuentro y de trabajo en red.

-Materiales sobre consumo responsable.

-Asesoramiento especializado (a partir del otoño de este año).

Toni Lodeiro: "El consumo quiere ser una herramienta de cambio social"

Divulgador y consultor de consumo responsable de la Cooperativa Opcions.

¿El consumidor quiere ser responsable?
Así lo dicen diferentes estudios y encuestas. El 90 por ciento de los consumidores cambia hábitos por el medioambiente; el 36% por ciento integra criterios sociales o ambientales en sus decisiones de compra; y el 80 por ciento pagaría un poco más si supiese que el producto cuida el medioambiente y las condiciones laborales. El discurso ha penetrado mucho.

¿Qué hace falta para pasar de la teoría a la práctica?
Las alternativas han de estar más al alcance y competir en precio, servicio, comodidad, horarios... Se puede informar a canales como el mapa Barcelona Més Sostenible, Opcions o Pam a Pam, tener la iniciativa tanto desde el consumo como desde el emprendimiento social creando bancos cooperativos, energía renovable, grupos de consumo agroecológico... Pero siendo condición necesaria no es suficiente. También hace falta la acción pública.

¿Qué papel ha de jugar el Espai Consum Responsable?
Antes, la administración se ocupaba únicamente de la seguridad de los productos, de dar información y de gestionar reclamaciones. Crear un punto de encuentro para poner en contacto iniciativas y proyectos de consumo responsable es todo un símbolo de cómo se ha ensanchado la acción de las administraciones.

¿Qué implicaciones sociales tiene el consumo responsable?
El consumo responsable quiere demostrar que, en economía, se pueden hacer las cosas de otra manera. Pretende mejorar la sociedad aquí y ahora, pero también cuestionarla y ayudarnos a repensarla y ser una herramienta del cambio social.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.