Gran Premio de Jerez. El Ayuntamiento de El Puerto de Santa María (Cádiz) tendrá que indemnizar con 4.500 euros a un vecino por su «pasividad» ante el «ruido de infarto e intolerable» que le causó la motorada de 2005 y que coincidió con las carreras en el circuito de Jerez.

La sentencia incluye informes del Seprona de la Guardia Civil y de Medio Ambiente de la Junta, incluso fotografías que aportó el demandante de motoristas realizando ‘caballitos’ en plena vía pública.

El juez ha tenido en cuenta que el ruido que sufrió este vecino en su domicilio pudo afectar a su anterior dolencia cardiaca causándole ansiedad, angustia, inquietud, frustración, fastidio, irritación y temor. Todo ello, fruto del «mal funcionamiento» de un servicio público .

La sentencia recoge además que los dos bandos de la Alcaldía destinados a este acontecimiento, que concentra hasta 90.000 personas en las calles, resultaron notoriamente insuficientes.

Otros informes de la Policía y técnicos aportados durante el juicio demostraron que el Ayuntamiento tampoco controló los vehículos y las numerosas infracciones que cometieron.