Sala Bataclan
Imagen de investigadores trabajando en la escena de uno de los atentados de París, la sala Bataclan, donde tres terroristas mataron a decenas de personas y posteriormente se inmolaron. EFE

Una treintena de víctimas o de familiares de afectados de los atentados yihadistas del 13 de noviembre de 2015 en París denunciaron este miércoles al Estado francés por su presunta responsabilidad en esos ataques, al considerar que hubo fallos en la gestión de los mismos, en los que hubo 130 muertos y más de 300 heridos.

La mayor parte están representados por la abogada Samia Maktouf, que indicó en declaraciones en la cadena BFM TV que sus clientes "piden cuentas al poder público" y "buscan la verdad".

El recurso ante el Tribunal Administrativo de París cuestiona especialmente la decisión de no ordenar la intervención  de los militares de la fuerza Sentinelle en la sala de espectáculos Bataclan. También la vigilancia a la que habían sido sometidos los terroristas, algunos de los cuales ya estaban fichados y bajo control judicial.

El caso más elocuente, según recordó la emisora France Info, es el de Samy Amimour, uno de los tres suicidas que se hizo explotar en Bataclan, al que le habían retirado el pasaporte y prohibido salir del territorio nacional.

Los demandantes piden una compensación de unos 20.000 euros cada uno.

Su recurso es similar al presentado por la familia del militar Abel Chennouf, asesinado el 15 de marzo de 2012 cerca de Toulouse por el yihadista Mohamed Merah, que estaba fichado por los servicios secretos.

Aunque el Tribunal Administrativo de Nîmes, de primera instancia, reconoció en julio de 2016 la responsabilidad del Estado por no haber hecho todo lo posible para evitar el ataque, en abril de 2017 la Corte de Apelación de Marsella le exculpó al considerar que no cometió ninguna "falta grave susceptible de hacerle responsable".