Inmigrantes
Personal de rescate de la Media Luna Roja Libia transporta el cadáver de un inmigrante ahogado en la playa de Tajura. Stringer / EFE

Al menos seis personas murieron el lunes al naufragar un bote neumático con 131 a bordo que había salido de las playas de Libia con la intención de llegar a Europa, según ha informado este miércoles el portavoz de los servicios de guardacostas locales, Ayub Qasem.

Según su relato, la embarcación fue interceptada por patrulleras libias a unas ocho millas de la costa, frente a la ciudad de Qarabuli, uno de los principales núcleos del tráfico de personas en el país, y en ella viajaban 28 mujeres y 6 niños.

"Alrededor de la embarcación se hallaron seis cadáveres", afirmó Qasem, quien aseguró que la intervención de los guardacostas evitó una tragedia mayor.

"Todos los rescatados fueron llevados a una base naval cerca de Trípoli desde la que se les trasladó a centros de acogida", detalló el portavoz.

Según Qasem, los desaparecidos viajaban en una embarcación que salió la madrugada del lunes de la ciudad de Qarabuli y que se hundió por causas desconocidas a unas 35 millas de la costa.

La embarcación precaria era una de las tres que fueron interceptadas esa madrugada en la misma zona, muy lejos del área de jurisdicción de las patrulleras libias. La segunda intervención y la tercera se efectuaron a 44 y 50 millas, respectivamente, de las playas de la ciudad de Al Hamis, al oeste de la capital

Esta semana, patrulleras libias han interceptado a cerca de 1.200 migrantes frente a la costa oeste.

El mismo lunes, al menos 63 personas más desaparecieron al naufragar en aguas internacionales del Mediterráneo un bote neumático procedente también de Libia con más de un centenar de migrantes a bordo.

La llamada "ruta central del Mediterráneo", que parte desde las costas de Libia a Italia, es la más mortífera del mundo.