Pan de ajo
Pan de ajo EMMA GARCÍA

Preparar pan de ajo en casa es mucho más sencillo de lo que parece, y aunque podemos no complicarnos y simplemente untar una crema de ajo sobre pan ya comprado y hornearlo unos minutos, os animamos a preparar una versión fácil y rápida de masa de pan casero.

Si preparamos esta masa de pan en una fuente de horno como hemos hecho nosotros, nos quedará tipo focaccia, con una textura muy esponjosa. Pero si preferimos, también podemos darle forma de baguette, hacer panecillos individuales, o lo que nos vaya mejor.

Este pan de ajo va genial para rellenar cualquier cena de picoteo o para llevar a alguna barbacoa o picnic. Y si por algún motivo preferimos no usar mantequilla, podemos sustituirla por aceite de oliva. También podemos añadir extras como trocitos de bacon o queso parmesano.

Ingredientes

  • 400 gr. de harina panificable
  • 200 gr. de agua tibia
  • 20 gr. de aceite de girasol
  • 10 gr. de sal
  • 4 gr. de levadura fresca o 1,5 gr. de levadura seca

Para la crema de ajo

  • Unas ramitas de perejil
  • 100 gr. de mantequilla
  • 3 dientes de ajo
  • Sal y pimienta

Preparación

Mezclamos todos los ingredientes del pan en un bol grande hasta conseguir una masa algo pegajosa. Amasamos sobre una superficie enharinada y doblamos la masa 3 veces sobre si misma con gestos rápidos. Repetimos esta operación un par de veces con descansos. Amasamos 30 segundos más y dejamos la masa reposar 5 minutos. Después de este proceso formamos una bola y la dejamos en un bol engrasado durante una hora, tapado con papel film o un trapo húmedo.

Después de una hora de fermentación, la masa habrá duplicado su tamaño. La dividimos en dos y ponemos una mitad en una fuente de horno no muy grade con la base enharinada (podemos ponerla entera si vamos a ser muchos y preferimos usar una fuente grande). Tapamos la masa con un trapo húmedo o papel film y la dejamos reposar 20 minutos más.

Mientras tanto, trituramos con una batidora el perejil, los dientes de ajo, la mantequilla (que habremos dejado a temperatura ambiente) y una pizca de sal.

Hacemos cortes hondos en la masa formando cuadrados o rombos, y untamos la crema de mantequilla por encima, introduciendo también la crema por los cortes. Opcionalmente podemos espolvorear pimienta. Si quisiéramos añadir queso o bacon troceado este sería el momento.

Precalentamos el horno a 250 grados y ponemos la fuente con el pan sobre la rejilla en la parte baja del horno. Lo dejamos 20 minutos y vamos controlando que no se queme. Lo sacamos del horno, dejamos templar, y listo para comer.