El Ajuntament de Barcelona ha ordenado a los vigilantes de los parquímetros del área verde y azul que dejen de ponerse la gorra para evitar que sean confundidos con los agentes de la Guàrdia Urbana, a raíz de la evidente similitud de ambos uniformes, tal como descubrió 20 minutos.

Mientras, el ejecutivo municipal estudia nuevas fórmulas para modificar la uniformidad de las vestimentas de los dos cuerpos municipales como, por ejemplo, el modelo de gorra.

Desde principios de año, los 297 vigilantes de BS:M adscritos ahora al nuevo Servicio Auxiliar de la Guàrdia Urbana, según la chapa identificativa que llevan en la solapa, visten un uniforme que casi no reviste diferencia con el de la policía local.

Este hecho se presta a confusiones entre los ciudadanos y, en ocasiones, hay quien pide a controladores de zonas azules y verdes que intervengan en la resolución de un delito.

Ayer, durante la comisión de Presidència i Funció Pública, el concejal Xavier Mulleras, del Partit Popular, pidió que el Ajuntament vele por que los uniformes de los empleados de la empresa BS:M sean "perfectamente diferenciables visualmente de la de los agentes de la Guàrdia Urbana".

Confusión deliberada

Para el Partit Popular, el gobierno municipal ha diseñado los uniformes de los vigilantes del parquímetro conscientes de que éstos llevarían a confusiones con el de la Guàrdia Urbana.

Mulleras ha asegurado que "desde el gobierno municipal quieren hacer ver que hay más presencia policial en la calle, cuando en realidad no es así".

Volver al modelo tradicional

En la comisión de Seguridad de hoy en el Ajuntament, CiU presentará una declaración en la que pide reemplazar inmediatamente la gorra de la Guardia Urbana por la tradicional gorra de plato y que se tomen las medidas para cumplir la Ley 4/2003 del 7 de abril para homogeneizar la uniformidad con otros cuerpos locales.