Tres de los catorce detenidos el día 19 en el barrio del Raval preparaban en Barcelona una masacre como la del 11-M en Madrid, según se desprende del auto en que el juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno decreta prisión para 10 de los 14 arrestados por su presunta vinculación con redes de terrorismo islamista.

 La célula desarticulada había escogido a tres de sus miembros, todos ellos ciudadanos paquistaníes, para que cometieran un atentado suicida en transportes públicos de la capital catalana durante el mismo fin de semana en que se produjeron las detenciones, posibles gracias al testimonio de un testigo protegido.

Según el juez, la célula se estructuraba así: dos eran los «líderes ideológicos y operativos», un segundo grupo «era especialista en fabricación de artefactos explosivos» y un tercer grupo estaba integrado por los tres presuntos suicidas, que llegaron a Barcelona entre el 8 de octubre y mediados de enero, procedentes de Pakistán, dos de ellos, y Portugal, el otro.

Moreno señala, según informa Europa Press, que los detenidos constituían un grupo organizado «con una clara y especializada división de funciones». Todos ellos estaban cohesionados ideológicamente por su adhesión a una postura extremista del islam, añade el juez, quien precisa que la dirección dependía de aquellos que tenían más conocimientos religiosos.

Según el magistrado, «el grupo habría alcanzado capacidad operativa a nivel humano y se encontraría muy próximo a conseguir plena capacidad técnica a nivel de artefactos explosivos». Pero precisa que el material incautado «carecía de la suficiente potencia destructiva para la comisión de un atentado con garantías de causar estragos».

ERC pide que no se cree alarmismo

El portavoz de ERC en el Parlament y candidato a las elecciones generales, Joan Ridao, reclamó ayer «discreción» a la justicia sobre el proceso abierto por las detenciones de presuntos radicales islamistas en Barcelona, para «evitar el alarmismo».  Ridao explicó en declaraciones a Europa Press que «es necesario dejar que la justicia haga su trabajo» en torno a la investigación y mostró su «respeto» ante la decisión judicial de decretar prisión para diez de los catorce detenidos el pasado sábado.