Ha habido que esperar diez años y atravesar la mayor crisis económica para que España vuelva a sumar 19 millones de afiliados a la Seguridad Social. La hazaña se ha logrado en junio, según ha confirmado este martes el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, un mes que anticipa las contrataciones de la campaña veraniega y que ha sumado 91.322 nuevos registros al organismo.

El país se queda con 19.006.990 cotizantes, a un millón de la cifra que había prometido el saliente Rajoy para 2020 antes de ser desalojado de la presidencia del Gobierno tras la moción de censura de Pedro Sánchez. España no tenía 19 millones de afiliados desde septiembre de 2008.

"Se ha recuperado una parte importante de los trabajadores que se perdieron en la crisis, pero no se acompasa de una recuperación cualititativa del empleo", ha explicado en rueda de prensa el nuevo secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado, que prefiere ver claroscuros en la evolución del mercado laboral frente a la optimista "primavera del empleo" que dibujaba la anterior ministra, Fátima Báñez.

El registro del paro muestra peor cara. El mes pasado se borraron 89.968 desempleados de las oficinas de empleo, lo que supone el menor descenso en este mes desde 2011. En todo caso, gracias a este recorte, el país queda con 3.162.162 parados, su nivel más bajo desde diciembre de 2008. Son casi dos millones menos que el máximo registrado allá por febrero de 2013, en los peores momentos de la crisis económica. Pero es algo que no le parece suficiente al nuevo Gobierno.

"El dato de desempleo en el segundo mas amplio de la OCDE", ha lamentado la Secretaria de Estado de Empleo, Yolanda Valdeolivas. "Detrás de cada uno de estos números se esconden personas y su situación debe hacernos reflexionar para tomar medidas eficaces".

El empleo creado en junio, evidentemente, está muy marcado por la estacionalidad veraniega. Un tercio del alza de cotizaciones se lo apunta la hostelería, que aporta 34.357 ocupados más al sistema de Seguridad Social. Junto al comercio, que aporta otros 28.617, suman más de dos tercios del alza de cotizantes en junio. La cara amarga habitual en junio la aporta la educación, que pierde 54.231 ocupados por el fin del curso escolar.

Hostelería y comercio aportan dos tercios del crecimiento de la afiliación

"El bajón en la educación tiene sentido en el caso de empleados de mantenimiento o de comedores escolares", dice Octavio Granado, que advierte sin embargo que "siguen existiendo interrupciones en la contratación de docentes en período vacacional que reanudarán sus trabajos el curso que viene" y eso, abunda el secretario de Estado, es "un fraude a la Seguridad Social sobre el que ya se han pronunciado los tribunales".

La estacionalidad del mercado laboral se refleja en una temporalidad enquistada: apenas el 9,4% de los 2,1 millones de contratos llegados a las ventanillas en junio fueron indefinidos. En concreto, fueron 192.972. Una nota positiva: suponen un 15,9% más que hace un año. Otra negativa: el 41% son parciales. Apenas el 5,5% de todos los contratos firmados en junio fueron indefinidos a tiempo completo, los únicos que se libran de la precariedad de sueldo o de estabilidad laboral.

"La contratación parcial crece desproporcionadamente", lamenta Lola Santillana, responsable de empleo de CC OO. La cifras muestran de hecho que, en la última década, los contratos a tiempo completo han pasado de suponer el 75% del total en 2008... al 63% diez años después. "El Gobierno debe impedir el uso abusivo de la parcialidad porque muchos de esos contratos incumplen la ley y esconden jornadas ordinarias por salarios de miseria", zanja Santillana.

"No hemos conseguido estabilizar un crecimiento constante de la contratación indefinida", dice Valdeolivas, pese a que esta contratación fija sumó en junio 53 meses seguidos de aumentos interanuales y que su peso en junio fue casi dos puntos superior a junio del año pasado. "Hay que tomar medidas que rompan esa tendencia y contra la dualidad laboral para que se iguale los contratos de menos de una semana coticen lo mismo que los contratos indefinidos".

El segundo problema vuelve a ser a la escasa cobertura a los parados. Casi la mitad (44%) carece de cualquier tipo de prestación, una cifra ligeramente mejor a la de hace un año (46%). "Es una cobertura insuficiente", dice Valdeolivas; "y hay que elevarla para llegar a colectivos vulnerables como los parados de larga duración y los mayores de 55 años, vincular el pago de las prestaciones a las políticas activas de empleo y detectar qué colectivos requieren medidas más incisivas".

"España lleva décadas dependiendo del turismo de sol y se vio favorecida en años anteriores por la inestabilidad política de los países del entorno, pero hay que reformar los sectores productivos cuanto antes porque la oleada de viajeros del norte de Europa tiende ya a decrecer y, con ella, el empleo estacional de servicios", considera Laura Estévez, responsable de estudios del sindicato USO.

Otros datos de interés.

  • El paro solo sube en el campo. El paro disminuyó en junio en todos los sectores menos en la agricultura, donde subió en 2.573 personas. El mayor recorte correspondió a los servicios que redujo el desempleo en 66.698 desempleados. Le siguen construcción (-9.407 parados) e industria (-9.123).
  • Baja el desempleo en todas las comunidades. Especialmente en Cantabria (-6,8%), en Baleares (-6,3%), Castilla y León (-5,9%) y Extremadura (-5,3%). Las reducciones son más moderadas en otras regiones turísticas como Cataluña (-4%), Comunidad Valenciana (-1,9%), Canarias (-1,8%), Madrid (-1,7%) y Andalucía (-1,3%).
  • Se pierde empleo en Andalucía y Murcia. Los afiliados crecen en todas las comunidades, especialmente en Cataluña (32.568) y Baleares (23.822), pero desciende en dos regiones como Andalucía (-23.655) y Murcia (-1.685) por la finalización de algunas campañas de recogida, "por eso la provincia con más pérdidas de afiliados es Huelva", dice Octavio Granado en referencia al término de la campaña de cultivos como la fresa.

  • Récord de mujeres afiliadas. El número de hombres cotizantes se situó en 10.227.861 ocupados al terminar junio, mientras que el de mujeres ascendió a 8.779.129 afiliadas, su mayor nivel de la historia. En tasas interanuales, la afiliación masculina acumula un repunte del 3,03%, ligeramente por debajo del incremento interanual de la afiliación femenina (+3,21%).