¡Silencio! Se rueda en Bilbao
El gasteiztarra Tinieblas González en un momento del rodaje de Alma sin dueño, en el metro de Bilbao.(R.B.)
La transformación de Bilbao ha convertido a la capital vizcaína en un gran plató de cine, atractivo para todo tipo de producciones audiovisuales. Sólo el año pasado se realizaron aquí una veintena de rodajes, entre películas, programas para la pequeña pantalla, spots publicitarios y vídeos musicales.

Desde el tormentoso viaje de un inmigrante en busca de un futuro mejor, hasta la desesperada huida por los túneles del metro de unos jóvenes perseguidos por monstruos, las calles de la villa sirvieron de escenario para tres largometrajes. Los tres, curiosamente, óperas primas de sus realizadores.

Es el caso de Querida Bamako, codirigida por el ex director de Inmigración del Gobierno vasco, Omer Oke. El gasteiztarra Tinieblas González, más rodado gracias a sus cortometrajes, filmó la mayor parte de su primer largo, Alma sin dueño, en el suburbano bilbaíno. Y por último, otro debutante, el guipuzcoano Aitzol Aramaio, filmó aquí varias escenas de Un tranvía a SP, adaptación homónima de la novela del getxotarra Unai Elorriaga.

El interés internacional se demostró, a su vez, en la realización de dos documentales por parte de sendas cadenas televisivas; la japonesa TBS y la británica BBC. Además, la ciudad sirvió como reclamo publicitario en cinco spots y varias sesiones fotográficas.

También cine en pequeñito

Los jóvenes valores de Vizcaya también han utilizado Bilbao como escenario de sus cortometrajes. En concreto, en 2007 se rodaron tres. La ciudad también acogió la grabación de videoclips, como en su día hiciera Mariah Carey. Así, por ejemplo, el grupo Estatuas de Sal grabó aquí su debut, una producción que resultó, además, ganadora en un concurso estatal. Varios programas de televisión, como El Ojo Público (TVE) o Campeonísimos (Cuatro), también se acercaron a filmar parte de su producción.