El Ayuntamiento de Gandia ofrecerá, a las personas que se encuentren en una situación económica límite y no dispongan de recursos para poder afrontar el pago de su hipoteca, la posibilidad de acogerse a un régimen de alquiler a precio público durante 20 años.

A cambio, pasado ese periodo, la vivienda pasará a ser patrimonio municipal. Los solicitantes deberán cumplir una serie de requisitos como carecer de avales y tener una renta por debajo de los 600 euros.

El piso, a su vez, tiene que ajustarse a las características de una vivienda de protección oficial, o sea, que su superficie no exceda de 90 metros cuadrados y que no cueste más de 125.000 euros.