La mujer que ocupó el corazón del Príncipe Felipe entre 1988 y 1993 ha afirmado en Elle que es feliz en su actual etapa como empresaria, ya que se pasó ocho años encerrada en casa.