Si votar es un derecho, acudir a la mesa electoral si has sido elegido por sorteo es una obligación. Si no, que se lo digan a Javier Manuel, un joven de Elda que acaba de ser condenado por la Audiencia Provincial de Alicante a pagar una multa de tres meses con cuota diaria de tres euros y otra de 28 días con cuota diaria de tres euros por un delito electoral (en total 354 euros).

Según la sentencia que se hizo pública ayer, el ahora condenado no acudió el 20 de febrero de 2005 (celebración del referéndum sobre la Constitución europea) al colegio público Miguel Hernández donde debía formar parte de la mesa electoral ni tampoco ofreció ninguna explicación.