Bandera LGTBI
Bandera LGTBI ARCHIVO

Las personas intersexuales, que nazcan con características biológicas masculinas y femeninas, en Austria podrán no tener que elegir entre "hombre" o "mujer" en los registros de identidad oficiales, así lo reconoció el Tribunal Constitucional de este país en una sentencia del pasado 15 de junio.

"Las personas intersexuales, cuyo sexo no es claramente masculino o femenino, tienen derecho a una inscripción correspondiente a su sexualidad en el registro civil o en documentos ", ha explicado el alto tribunal.

Este reconocimiento pretende "proteger especialmente a las personas con una identidad sexual alternativa de una asignación del sexo por decisión ajena".

Para el Constitucional, la decisión tomada concuerda con el artículo 8 del Convenio Europeo de Derechos Humanos, que hace referencia al derecho al respeto a la vida privada y familiar. Este artículo, de igual manera, ampara la protección de la "identidad, individualidad e integridad" de una persona y, por tanto, de su identidad sexual.

A pesar de que no hay un único término que defina esta "variación de la sexualidad", el Constitucional se remite a posibilidades como "diverso", "inter" o "abierto". Estos términos fueron propuestos por la Comisión de bioética de la Cancillería austríaca.

La decisión del Constitucional responde al amparo judicial que buscó un ciudadano al intentar inscribirse de forma diferente a los términos "hombre" y "mujer". El ciudadano no pudo definirse de otra manera en el registro.