Encélado, satélite de Saturno.
Encélado, satélite de Saturno, con sus géiseres. NASA / JPL

Encélado, uno de los satélite más grande de Saturno, reúne los requisitos básicos para la vida tal y como la conocemos, los ciéntificos han identificado grandes moléculas orgánicas ricas en carbono que salen despedidas de grietas en la superficie helada de la luna Encélado.

"Debemos ser cautos, pero es emocionante considerar que este descubrimiento indica que la síntesis biológica de moléculas orgánicas es posible en Encélado", explicó en un comunicado uno de los coautores del artículo Christopher Glein.

La búsqueda de encontrar vida más allá de la Tierra se ha centrado en algunos de nuestros vecinos del Sistema Solar y los científicos creen que las mejores bazas podrían ser Europa, una de la lunas de Júpiter, y Encélado, que orbita Saturno.

Científicos del estadounidense Instituto de Investigación del Suroeste (SwRI) creen que las reacciones químicas entre el núcleo rocoso de Encélado y el agua templada del océano que hay en su subsuelo están vinculadas a la existencia de esas moléculas orgánicas complejas.

"Encélado nos sorprende una vez más. Con anterioridad solo habíamos identificado las moléculas orgánicas más simples, ahora hemos encontrado moléculas orgánicas con masas superiores a 200 unidades de masa atómica, diez veces más pesadas que el metano. Esto satisface simultáneamente todos los requisitos básicos para la vida tal y como la conocemos" dijo Glein, especializado en oceanografía química extraterrestre del SwRI.

La sonda Cassini se desintegró el pasado septiembre en la atmósfera de Saturno, misión de 20 años recopilando datos de ese planeta y sus lunas, y durante su vuelo registró una columna (pluma) de materia que emergía del subsuelo de Encélado.

Los astrónomos emplearon los equipos CDA y INMS para efectuar mediciones tanto de esa pluma como del anillo E de Saturno, el cual está formado por las columnas de granos de hielo que se escapan de la gravedad de Encélado. Cassini sobrevoló el satélite en 2015, cuando el INMS detectó hidrógeno molecular al atravesar la pluma. Los expertos consideran que ese compuesto se forma por la interacción geoquímica entre el agua y las rocas en ambientes hidrotérmicos.

"El hidrogeno proporciona una fuente de energía química que ayuda a losmicrobios que viven en los océanos de la Tierra cerca de los respiraderos hidrotermales", explicó el investigador Hunter Waite.

Waite indicó que "una vez que se ha identificado una fuente potencial de alimento para microbios, la próxima cuestión a preguntarse es: ¿Cuál es la naturaleza de los compuestos orgánicos complejos en el océano?. Este estudio representa el primer paso hacia ese conocimiento".

Incluso después de que su misión llegara al final, la sonda Cassini "nos sigue dando datos sobre el potencial de Encélado para avanzar en el campo de la astrobiología en un mundo oceánico", agregó Glein. Añadiendo que estos resultados tienen gran importancia para la próxima generación de exploración.

El estudio está firmado por una veintena de expertos, en su mayoría de centros educativos e instituciones alemanas como la Universidad de Heidelberg, así como de la francesa Universidad de Nantes, la finlandesa de Oulu, además del SwRI y universidades estadounidense