José Javier Arizkuren Ruiz, 'Kantauri'
José Javier Arizkuren Ruiz, 'Kantauri', en una imagen de archivo. POOL - Archivo

Pedro Sánchez ha defendido la posibilidad de acercar al País Vasco a presos de la banda terrorista ETA mayores de 70 años o enfermos terminales. El entorno de ETA incluye entre ellos a José Javier Arizkuren Ruiz, Kantauri, procesado por el asesinato del concejal del PP Miguel Ángel Blanco, y a otros históricos dirigentes de la banda terrorista mayores de 70 años como Santiago Arrospide Sarasola, alias Santi Potros, que cumple condena por atentados como el de Hipercor o el de la República Dominicana.

En las prisiones españolas y francesas permanecen cumpliendo penas 20 presos enfermos y otros tres mayores de 70 años, según la base de datos de plataformas afines a ETA como Etxerat, el colectivo de familiares y allegados de presos de la banda que históricamente ha pedido el acercamiento a las cárceles del País Vasco. Esta asociación eleva a 27 el número de etarras enfermos si se toma como base los 60 años.

Serían candidatos, por tanto, a beneficiarse del fin de la política dispersión, siguiendo los criterios esbozados este miércoles por el presidente del Gobierno, partidario de acercar a los internos enfermos y mayores de 70 años. El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha asegurado que aún no se han fijado estos criterios, ni tampoco plazos ni listas, y que serán las juntas de tratamiento e Instituciones Penitenciarías quienes evaluarán individualmente cada caso.

Kantauri sufre una cardiopatía isquémica severa con lesión al comienzo de la coronaria, motivo por el que pidió en 2014 su traslado desde la cárcel de Murcia a un hospital de Navarra, algo que se denegó. El recurso está pendiente de resolución por parte de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional.

El juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco procesó en marzo de 2016 a Kantauri por ordenar el secuestro y posterior asesinato en julio de 1997 del concejal del PP en Ermua Miguel Ángel Blanco. El magistrado destacó su relevancia dentro de ETA, ya que era el dirigente etarra al que los comandos debían solicitar "su autorización concreta para atentar contra políticos", como fue el caso del concejal del PP de Sevilla Alberto Jiménez Becerril y su esposa Ascensión García Ortiz.

Pakito y Makario

Joseba Arregi (72 años) y Sebastián Etxaniz (75 años) son otros dos presos mayores de 70 años. José Ramón López de Abetxuko Likiniano tiene 69 años y, además, padece una bradicardia sintomática y adenoma de próstata, según el colectivo de presos de ETA. Algunos de los presos por encima de 65 años son los que acumulan más asesinatos, entre ellos Francisco Mújika Garmendia, alias Pakito, de 65 años, Dolores López Resina (67) e Iñaki Arakama Mendía, Makario (67).

Los presos de la banda han buscado, con el respaldo de Bildu y del PNV, ser acercados al País Vasco y Navarra, sobre todo después del cese de los atentados en 2011, cuando comenzaron a abrirse a acogerse a beneficios penitenciarios tras experiencias como la 'Vía Nanclares'. Su reivindicación era comenzar con los enfermos y los de mayor edad.

En el listado de Etxerat figuran 13 presos enfermos, todos en cárceles españolas - tres en el País Vasco- excepto Ibon Fernández Iradi, 'Susper', que se encuentra en Francia. Hay otros siete de los que no facilitan su identidad por preservar su anonimato. Aquí figura Ibon Iparraguirre, enfermo de Sida, y para quien esta legislatura ha pedido su excarcelación en reiteradas ocasiones el senador de Bildu Jon Iñarritu. Interior explicó que este preso "se niega a tomar la medicación", lo que derivaba en una "autodegradación de la enfermedad por negarse a que los médicos puedan actuar".

Otros presos enfermos son Miker Arrieta, interno en Algeciras con espondilartropatia, sacroileitis y artritis en la rodilla izquierda; José Manuel Azkarate, con un cavernoma de la vena porta con grave riesgo de hemorragias digestivas; o Garikoitz Arruarte, en Almería, que sufre uveitis anterior aguda en ambos ojos.

Iñaki Etxeberria padece problemas en los ojos, según Etxerat, que se remite a los informes médicos para atribuir a Jagoba Codó una espondilitis anquilosante; a Joseba Borde un adenocarcinoma; a Gorka Fraile un carcinoma epidermoideo en el dorso de la lengua; a Aitzol Gogorza un trastorno obsesivo compulsivo y a Jesús Martín Hernando una esquizofrenia.