El periódico sensacionalista The Sun colgó ayer en su página web un vídeo en el que aparece la cantante británica Amy Winehouse, en su casa, supuestamente fumando crack, según afirma el diario.

Tras hacerse público el vídeo, los seguidores de la cantante, de 24 años, han hecho llamamientos a través de la página web de la artista en los que le piden que deje las drogas. "Amy, por favor, consigue ayuda antes de que sea demasiado tarde", escribe uno de ellos, mientras que otro le pide que no eche por la borda todo su talento.

Según han confirmado los organizadores, Winehouse actuará junto con Mark Ronson el próximo 10 de febrero, tal como estaba previsto, en la ceremonia de entrega de los Grammy, en los que compite al mejor disco del año, por Back to Black, y la mejor canción, por Rehab, en la que describe su renuencia a ingresar en un centro de desintoxicación.

Nada sin su marido

Más que por su gran talento, la cantante viene acaparando últimamente titulares de la prensa sensacionalista británica por sus supuestos problemas con el alcohol y las drogas y su turbulenta vida privada. Su marido, Blake Fielder-Civil, está en prisión condicional acusado de agredir al dueño de un pub e intentar obstruir el curso de la justicia.

A finales de noviembre pasado, la cantante canceló todas sus actuaciones previstas para 2007: "No puedo -argumentó la vocalista- darlo todo en el escenario sin mi Blake".