Prostitución en la calle Robadors, en el barrio del Raval de Barcelona.
Prostitución en la calle Robadors, en el barrio del Raval de Barcelona. ARCHIVO

El PSC de Barcelona llevará al pleno municipal del viernes una propuesta para impulsar una ordenanza contra la prostitución y la explotación sexual en la ciudad, ha anunciado este martes el líder del grupo socialista en el Ayuntamiento, Jaume Collboni.

En rueda de prensa, ha defendido que la ordenanza debería incluir medidas de apoyo y asistencia integral a las personas en situación de prostitución y alternativas para cuando dejen de ejercerla, sin sancionarlas en ningún caso.

Aboga también por incluir sanciones contra proxenetas y clientes; medidas de prevención y sensibilización, y la prohibición de la publicidad que trate "el cuerpo de las mujeres como un objeto puramente sexual" en el espacio público, según la proposición que llevará al pleno.

"A los que defienden que es una actividad digna de ser regulada y tratada como una profesión, entre ellos la alcaldesa, Ada Colau, les pediría que se preguntaran si realmente están a favor de legalizar una actividad económica que usa el cuerpo de la mujer como un mero objeto sexual de consumo", ha aseverado.

Ha apostado por centrar la atención en la erradicación de la demanda, sancionando y penalizando a los clientes: "Sin demanda no habría oferta", ha asegurado, y ha sostenido que la prostitución es una forma de esclavitud y de explotación.

El dirigente socialista ha pedido que Barcelona se ponga a la vanguardia en la lucha contra la explotación sexual y la prostitución, sin caer "en la trampa de que legalizarla es algo progresista y de mentalidad abierta, porque es todo lo contrario".

Ha señalado que ya se ha aprobado una ordenanza similar en Sevilla y que en Madrid proponen otra en la misma línea, y ha destacado que quieren seguir el modelo de países que han ilegalizado la prostitución, como Suecia, y no de los que la han regularizado.

"Política de Estado"

Ha señalado que esta debería ser una política de Estado, que combate las redes y las mafias, y que debe ir coordinada de abajo a arriba y viceversa: "No puede ser que estén combatiendo las redes y que luego la legalicen por la puerta de atrás".

Collboni ha avanzado que también llevarán al pleno una pregunta sobre cómo se está desarrollando el plan de choque contra el narcotráfico en Ciutat Vella; un ruego para visitar solares municipales sin uso, y una declaración institucional elogiando la figura del presidente de la Segunda República Manuel Azaña.

Pleno extraordinario

Sobre el pleno extraordinario para abordar las exigencias del Ayuntamiento al Gobierno y la Generalitat, ha criticado que ha existido un "déficit de diálogo institucional durante todo el mandato" y que el Gobierno municipal no ha sido lo suficientemente exigente con las otras administraciones.

Ha lamentado que el Gobierno de Colau haya lanzado su propuesta de peticiones sin haberlo consultado al menos con los grupos que tienen "algo que ver con los ejecutivos en funcionamiento", porque podrían haber hecho alguna aportación, y ha pedido normalidad institucional y que la alcaldesa pueda reunirse con el presidente del Gobierno central, Pedro Sánchez.

"Debería haber sido normal que la alcaldesa de Barcelona, en el tercer año de mandato, ya se hubiera visto con el presidente. Han pasado tres años y esta foto no la hemos visto", ha aseverado el dirigente socialista sobre años anteriores, en los que el presidente del ejecutivo central era el popular Mariano Rajoy.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.