Juicio de los ERE
El presidente del tribunal de los ERE, el magistrado Juan Antonio Calle Peña. PEPO HERRERA / EFE

"A este ritmo no podemos seguir". Ya lo advirtió el presidente del tribunal que juzga la pieza política de los ERE, el magistrado Juan Antonio Calle Peña, a principios del pasado mes de mayo, cuando llamó la atención a las diferentes partes del proceso y les instó a acotar sus preguntas a los testigos. En caso contrario, alertó entonces el juez, se vería obligado a habilitar una sesión más de tarde, advertencia que ayer se convirtió en realidad.

El magistrado ha fijado la celebración de una sesión más cada semana para evitar retrasos, que tendrá lugar la tarde de los lunes, y que se suma a las tres de mañana que se vienen llevando a cabo hasta ahora los lunes, martes y miércoles, más la sesión de tarde de los miércoles.

La jornada de este martes, la número 76, ha acogido la declaración de otros dos interventores de la Junta, con lo que ya son 50 los testigos que han prestado su testimonio de los 150 que hay previstos, además de 12 peritos.

Cabe recordar que el proceso arrancó el pasado 13 de diciembre con la lectura de las acusaciones, los escritos de las defensas y el planteamiento de las cuestiones previas, aunque no fue hasta el 12 de febrero cuando el juicio se retomó con la declaración del primero de los 22 acusados. El juez estableció un calendario en el que se prevé que el proceso finalice, como pronto, el 31 de octubre de este año, si bien se podrían añadir más sesiones en caso de que sea necesario.

Como ya hiciera hace unos meses, el presidente del tribunal ha vuelto este martes a pedir a las partes, es decir, la Fiscalía, las acusaciones del PP-A y Manos Limpias y las defensas, que no hagan preguntas reiterativas o cuyas respuestas sean "obvias", instando a "eliminar preguntas" que redunden en el tiempo del interrogatorio de cada testigo, todo ello "sin merma del derecho de defensa" de cada acusado.

"No podemos dilatarlo más", ha dicho el juez en relación al proceso, y ha puesto como ejemplo que la Audiencia de Cádiz está esperando a que termine el juicio de los ERE para poder fijar el inicio de la vista oral de otro caso. No podrá hacerlo hasta entonces ya que coinciden cuatro abogados que están personados en los ERE.

Declaración de más interventores

En cuanto a las testificales de este martes, han estado protagonizadas, en primer lugar, por la interventora de la Junta Victoria López, que entre 2001 y 2008 trabajó en la Consejería de Empleo. La testigo, que ha sido especialmente vehemente en sus respuestas, ha asegurado que a la Dirección General de Trabajo, encargada de gestionar las ayudas, se le advirtió que algo "se estaba haciendo mal", pero "siguieron haciéndolo".

Y ha añadido: "¿En qué norma dice que hay que decirlo más de una vez? Como no lo arregla el que lo está haciendo mal, no me diga usted –refiriéndose al abogado de uno de los acusados– que tenemos que coordinarnos nosotros y no que sea el gestor, que es a quien se le está diciendo que lo está haciendo mal y no le importa, no le interesa".

En términos similares se ha pronunciado el segundo testigo, otro interventor de la Junta, que ha afirmado que "parecemos más acusados [los interventores] que los propios acusados".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.