Juan José Borque, del Área de cultura de Zaragoza y Cristina Palacin, delegada de cultura, observan el grabado 'Paisaje con peñasco, construcciones y cascada', un inédito de Goya.
El grabado 'Paisaje con peñasco, construcciones y cascada', un inédito de Francisco de Goya. EFE / JAVIER BELVER

La Diputación Provincial de Zaragoza (DPZ) ha adquirido un grabado original e inédito del genio de Fuendetodos, Francisco de Goya, una obra de extraordinaria rareza en la que se unieron por error los dos únicos paisajes que grabó el pintor aragonés.

La obra, titulada Paisaje con peñasco, construcciones y cascada, es una prueba en la que el estampador, por error, mezcló las matrices de los dos únicos paisajes que grabó Goya, dos escenas realizadas a finales del siglo XVIII de las que apenas se localizan ejemplares.

Este "nuevo grabado" se estampó como prueba entre 1910 y 1917 en la Calcografía Nacional y la Diputación de Zaragoza lo ha adquirido con un coste de unos 15.000 euros, según han detallado este martes el vicepresidente primero de la institución, Martín Llanas, la diputada delegada de Cultura, Cristina Palacín, y el coordinador de Proyectos y Difusión Cultural, Ricardo Centellas.

La pieza se expondrá en el Museo del Grabado de Goya de Fuendetodos y no se conoce que se halle en ninguna otra colección pública, ni en España, ni en el extranjero, lo que le otorga un enorme interés. Las técnicas empleadas por Goya en su realización fueron el aguafuerte, el aguatinta bruñida y el buril. El grabado fue estampado sobre una hoja de papel verjurado con filigrana del fabricante español José Guarro y la hoja mide 317 por 450 milímetros.

Cristina Palacín ha afirmado que "hoy es un día grande" para la institución provincial al dar a conocer este hallazgo que es fruto "del azar y la causalidad", pero también del esfuerzo que ha realizado la Diputación de Zaragoza desde los años 80 en la promoción de la cultura y el arte junto a los municipios de la provincia aragonesa.

En el caso de Fuendetodos, en 1989 se adquirió el edificio que ahora ocupa el Museo del Grabado y que acoge todas las series de grabados del pintor. Además, en 1997 se formó el Consorcio Goya-Fuendetodos para difundir la obra del maestro aragonés, a la que ahora se suma este grabado inédito.

Tan raro como singular

Ricardo Centellas ha remarcado que se trata de un grabado "singular y raro", fruto de un error al mezclar en el proceso de estampación una mitad de uno de los paisajes con otra mitad del otro. En ambos aparece una gran piedra en la zona central y minetras que en uno de ellos aparece una cascada, el otro ilustra una edificación.

En sendos casos el paisaje adquiere "un aire tenebroso", dejando ver a unas personas con tamaño "liliputiense" asomándose al vacío en la parte derecha de una de las estampas, con nubes amenazadoras de tormenta.

Goya creó una extensa obra gráfica y Centellas ha situado el origen de sus dos únicos paisajes en el periodo comprendido entre la realización de los Caprichos y los Desastres de la Guerra, a finales del siglo XVIII. Además, los ejemplares estampados de esos dos paisajes fueron escasos y prácticamente no se difundieron.

Debido a la Guerra de la Independencia (1804-1814), Goya necesitaba más de ochenta láminas de cobre para utilizarlas como matriz durante el proceso de estampación de Los Desastres de la Guerra.

Como no disponía de ellas debido a la situación de escasez que generó la contienda, el genio de Fuendetodos se vio obligado a reutilizar los cobres empleados para las matrices de los dos paisajes estampados a finales del XVIII. De esta forma, en el reverso de  Paisaje con peñasco, construcciones y cascada, Goya grabó varias escenas de Los Desastres. Para aprovecharlas mejor, incluso las partió en dos.

Errores y descubrimientos

A principios del siglo XX, entre 1910 y 1917, aproximadamente, la Calcografía Nacional revisó los cobres de Los Desastres y descubrió que detrás de cuatro de ellos había otras obras grabadas que nada tenían que ver con ellos: las dos mitades de cada uno de los dos paisajes, cuyas matrices se daban por perdidas.

Por aquellas fechas, se estamparon unos pocos ejemplares de los paisajes, en la actualidad muy raros y valiosos, que solo se localizan en cinco museos de todo mundo. Para el grabado ahora adquirido por la Diputación de Zaragoza el estampador combinó de forma equivocada las mitades de las dos escenas.

Probablemente, el error se produjo debido a que Goya diseñó dos vistas con una roca central dibujada con un cierto eje de simetría, lo que provoca que las matrices pudieran ser intercambiadas y que aun así el resultado final fuera un paisaje con una composición aparentemente correcta y que "funciona bien" a pesar del error gracias a la proporción en la composición de los dos grabados originales, ha comentado Centellas.

La estampa debió de realizarse bajo la dirección del maestro Adolfo Rupérez Grima (1880-1972), quien incluso pudo hacerla personalmente. Se trata del autor de las mejores ediciones de los grabados de Goya en el siglo XX, especialmente de las cuatro series -los Caprichos, la Tauromaquia, los Desastres y los Disparates- que el presidente de la II República, Manuel Azaña, encargó en 1937 para conseguir fondos económicos con los que financiar los gastos de la Guerra Civil.

Centellas ha apuntado que esta pieza única se podrá ver en unos meses junto al resto de los grabados de Goya en Fuendetodos y ha deseado que, en colaboración con la Calcografía Nacional, se puedan llegar a reunir los grabados originales y las matrices junto a esta pieza única.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.