Los agentes comprobaron que los tres ocupantes del vehículo habían resultado heridos leves y que el conductor presentaba síntomas evidentes de encontrarse bajo los efectos de bebidas alcohólicas y en las pruebas dio positivo en alcohol y cannabis, ha informado la policía catalana este lunes en un comunicado.

Los hechos sucedieron alrededor de las 03:20 horas, durante un control policial de que se había montado a la altura del punto kilométrico 1,5 de la carretera E-23, dentro del término municipal de Mollerussa donde los agentes detectaron un turismo que se detuvo 100 metros antes de llegar al control, apagó las luces y huyó marcha atrás.

Consulta aquí más noticias de Lleida.