El suceso se produjo en el aparcamiento del Hospital, cuando el denunciante intentaba localizar la tarjeta que le permitiera acceder al aparcamiento, momento en el que el conductor que se encontraba tras él, un hombre de 60 años con iniciales T.S, comenzó a tocar el claxon insistentemente e increpaba con insultos por la tardanza.

La víctima no dio mayor importancia al altercado sucedido, pero cuando intentó recoger su vehículo fue advertido por un vigilante de seguridad de que llevaba la rueda delantera pinchada.

Cuando se apeó del coche, además de comprobar tal extremo, se percató también de que le habían hecho dos rayones, uno en el lateral derecho y otro en el capo delantero.

La víctima interpuso la denuncia correspondiente en Comisaría y los investigadores, que tuvieron "gran colaboración" por parte del vigilante de seguridad, pudieron comprobar que las cámaras de video vigilancia captaron cómo un varón de unos 60 años se agachaba a la altura de la rueda izquierda del vehículo del denunciante para luego marcharse del lugar.

Cuando el denunciante llevó al taller el automóvil para que le arreglasen los daños, le comunicaron que la rueda izquierda tenía una raja de unos dos centímetros, la cual podría haber sido realizada con una navaja, al igual que los rayones del costado del vehículo, que ascendían a unos 1.500 euros.

Los agentes procedieron a la detención de esta persona como autor de un presunto delito de daños y reconoció que produjo los hechos en un momento de calentón con el conductor ya que tuvo que esperar mucho tiempo a que se levantara la barrera para acceder al aparcamiento.

Consulta aquí más noticias de Burgos.