Un chico de 20 años ha matado a primera hora de la madrugada de este miércoles a una joven de la misma edad, con la que mantenía algún tipo de relación sentimental, en la localidad madrileña de Alcalá de Henares después de rociarla con un líquido inflamable y prenderla fuego, según informaron fuente de la Jefatura Superior de Policía de Madrid.

El agresor se puso en contacto con el teléfono de emergencias 112 y explicó que había quemado a la chica

Los hechos se produjeron minutos después de las once de la noche, en el Camino Viejo de Camarma de Leganés, donde ambos jóvenes, de nacionalidad rumana, se encontraban en el interior de un vehículo aparcado en un descampado y, por causas no precisadas, se inició una discusión entre ambos. En un momento dado y tras abandonar el vehículo en el que se encontraban, él roció con un líquido inflamable a la joven y le prendió fuego.

Inmediatamente después, se puso en contacto con el teléfono de emergencias 112 y explicó que había quemado a la chica, que, según dijo, se encontraba en la calle Federico García Lorca, detrás del centro comercial de Carrefour.

Cuando los sanitarios del Summa-112 llegaron al lugar encontraron el cuerpo de la chica totalmente calcinado, por lo que sólo pudieron certificar su fallecimiento, según indicó un portavoz del Servicio de Emergencias 112.

Ingresado en el hospital

Además, los facultativos tuvieron que atender al joven, que presentaba quemaduras en las manos. Fue trasladado en un primer lugar al Hospital Príncipe de Asturias de Alcalá de Henares, aunque después se le evacuó hasta el Hospital de la Paz, donde quedó ingresado en la unidad de quemados con pronóstico leve y en calidad de detenido y bajo custodia policial.

Los agentes del Cuerpo Nacional de Policía que se trasladaron al lugar inspeccionaron la zona para buscar pruebas que permitan determinar la responsabilidad del joven en la muerte de la chica así como qué sustancia utilizó para prenderle fuego.

Tres muertes en Alcalá en una semana

Se trata de la octava muerte violenta registrada en Madrid en lo que llevamos de año y el segundo suceso de similares características ocurrido en Alcalá en menos de una semana. En la anterior ocasión, un hombre de nacionalidad cubana mató a su pareja y al hijo de 11 años de ella en un piso de la calle Dulcinea de la localidad.