El protagonista de Brokeback Mountain, australiano, de 28 años, fue encontrado ayer muerto en el apartamento de Mary-Kate Olsen, en N. York, por una limpiadora y una masajista. La Policía baraja las hipótesis de sobredosis de drogas o suicidio. Tenía una hija de 2 años y estaba separado.