Fachada del inmueble y zona acordonada
Fachada del inmueble y zona acordonada BOMBEROS DE SANTANDER

La "patología" del edificio de la calle Francisco Tomás y Valiente de Santander, en Nueva Montaña, que fue acordonado ayer tras detectarse una grieta "no es estructural", sino que "parece ser" que se trata de problemas en el agarre del ladrillo caravista que recubre la fachada.

Así lo ha explicado este lunes, a preguntas de la prensa, la alcaldesa de Santander, Gema Igual, quien ha detallado que el ladrillo caravista "no está bien sujeto en algunas zonas" de este edificio.

Igual ha apuntado que no se trata de una "patología que se descubrió ayer" al detectarse la grieta, sino que los vecinos ya eran "conscientes" de ella.

De hecho, la alcaldesa ha explicado que "no es la primera vez" que el edificio tiene este problema con los ladrillos ya que éste también se ha dado en otro portal del mismo inmueble.

Por ello, según Igual, los vecinos ya habían solicitado al Ayuntamiento una autorización para arreglarlo, la cual se "está tramitando".

Igual ha explicado que ayer, tras detectarse la grieta, acudieron los Bomberos de Santander y, ante el "riesgo" de desprendimiento de ladrillo se acordonó la zona.

Según informan los Bomberos de Santander en su cuenta de Twitter, sobre las 19.00 horas deL domingo y a través del Servicio de Emergencias 112 Cantabria, recibieron el aviso de un particular alertando de un desprendimiento en una fachada de un inmueble ubicado en la citada calle, próxima al centro comercial de El Corté Inglés.

El edificio presentaba una grieta y los bomberos procedieron a acordonar la zona, a la espera de la valoración este lunes de los técnicos municipales.

Aunque se acordonó la zona, no fue desalojado ningún vecino.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.