El Lehendakari , ïñigo Urkullu, ha trasladado este lunes al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, la petición del Parlamento vasco para que los presos de ETA sean trasladados a cárceles del País Vasco. Según ha dicho después del encuentro Urkullu, el presidente español ha mostrado "cautela" sobre esta petición pero ambos han acordado crear un grupo de trabajo sobre política penitenciaria que eventualmente dictamine plazo para el acercamiento.

Así mismo, los dos presidentes han acordado la creación de un grupo de trabajo para "reflexionar" sobre las 37 competencias cuyo traspaso demanda el País Vasco, entre ellas sobre la gestión de la Seguridad Social y de los centros penitenciarios en el País Vasco, sobre los que este lunes tampoco se ha fijado un calendario concreto.

No obstante, el presidente vasco ha recordado que ya ha habido un encuentro sobre esta materia entre la ministra de Administraciones Públicas, Meritxell Batet, y el portavoz de su Gobienro, Josu Erkoreka, para abordar esta cuestión.

Acercamiento de presos

Sánchez y Urkullu se han reunido en La Moncloa, donde el presidente vasco ha trasladado la "necesidad de un nuevo enfoque para la política penitenciaria tras la disolución de ETA", así como la propuesta del Parlamento vasco para "el acercamiento de las personas presas".

El objetivo, ha dicho Urkullu, es que "se superen las medidas de excepcionalidad y que, como establece la política penitenciaria y la Constitución, evite el desarraigo social de las personas penadas".

Según el lehendakaria, Sánchez ha recibido su propuesta con "cautela" en relación a "la atención para con las víctimas del terrorismo", que, ha dicho, "yo comparto", antes de recordar que el PNV y el PSE trabajan conjuntamente en la ponencia sobre derechos humanos del Parlamento vasco, cuyo primer apartado se refiere a "la memoria de las víctimas".

El lehendakari ha recordado el "especial esmero y cuidado que estamos intentando desarrollar en el País Vasco en orden a la memoria, la verdad y la justicia para que las víctimas del terrorismo", de la misma manera que para "intentar sentar las bases de una política penitenciaria" que tenga en cuenta los principios que rigen de manera general, "el arraigo de las personas privadas de libertad, el no castigo a las familias y el trabajo en su día por la reinserción y resocialización".

Seguridad Social y Prisiones

Sobre la transferencia de competencias, Urkullu ha anunciado que ha acordado con Sánchez crear "un grupo de trabajo bilateral y permanente para avanzar en el análisis y negociación de 37 transferencias" que figuran en el Estatuto de autonomía de Guernika pero aún están pendientes.

Según ha dicho, ha acordado "priorizar" el estudio de tres materias, entre las que se encuentran el traspaso de la gestión de centros penitenciarios en el País Vasco y del régimen económico de la Seguridad Social. La tercera materia que se tratará con carácter prioritario es la gestión de las autopistas A68, parte de la A1 y el Puerto de Pasaia. Asimismo, en julio se convocará la comisión mixta de transferencias el próximo mes de julio para materializar los traspasos de las líneas Bilbao-Basauri y Alonsótegui-Barakaldo.

Por otra parte, Sánchez y Urkullu han acordado que los servicios jurídicos de ambos gobiernos analizarán y encauzarán recursos pendientes ante el Tribunal Constitucional planteados por el Gobierno de Mariano Rajoy contra decisiones del Gobierno vasco.

Según ha explicado, Sánchez ha acordado retirar un recurso que trataba de impedir que la ley vasca de victimas de abusos policiales ampliara su ámbito temporal para abarcar los casos ocurridos entre 1978 y 1999 y queda pendiente otro contra la subida salarial a los funcionarios de la Administración vasca, en función de la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado para 2018.

En otro orden de cosas, el lehendakari ha mostrado su disposición para "compartir la acogida" de personas refugiadas y ha propuesto iniciativas como "promover corredores humanitarios" o "impulsar de acuerdo con ACNUR el modelo de patrocinio voluntario".

Modelo de Estado

Urkullu ha abierto este lunes la ronda de reuniones entre Sánchez y los presidentes autonómicos que anunció el Gobierno en su primera semana en ejercicio,, esiguiendo un orden de convocatoria según la antigüedad de los estatutos de autonomía de las distintas comunidades autónomas.

Así, el próximo encuentro será entre Sánchez y el presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra, el próximo 9 de julio.

Para Urkullu, que en todo lo que va de legislatura no se había reunido con el anterior presidente, Mariano Rajoy, el encuentro ha sido "cordial" y en la que se han comprometido a "mantener una relación de confianza y lealtad" y que ha "abierto una puerta a una relación institucional normalizada".

No obstante, el presidente vasco también ha planteado a Sánchez "una reflexión del modelo de Estado" que reconozca la "plurinacionalidad" del Estado y "la existencia de hechos diferenciales que demandan un tratamiento propio y singular".

En todo caso, ha puntualizado que "no hemos hablado de ruptura, sino de convivir desde el respeto mutuo".