Los detenidos, con edades comprendidas entre 31 y 34 años, son vecinos de Agudo, Almadén y Argamasilla de Calatrava. La línea de investigación llevada a cabo por la Guardia Civil determinó finalmente que los cuatro detenidos aprovechaban que los pueblos se encontraban en fiestas para cometer los robos. Utilizaban un vehículo de alquiler para no levantar sospechas y accedían a los domicilios de noche aprovechando que los vecinos se encontraban fuera.

Las joyas sustraídas que ascienden a 50.000 euros eran vendidas fuera de la provincia, las cuales no han podido recuperarse al haber sufrido un proceso de fundición debido al tiempo transcurrido desde su venta.

La Guardia Civil comenzó a investigar cinco robos cometidos en varias viviendas de las localidades anteriormente mencionadas donde los ahora detenidos habrían sustraído joyas por valor de 50.000 euros y dinero en efectivo, ha informado la Delegación en nota de prensa.

Tras realizar las primeras indagaciones y gracias a la colaboración ciudadana que aportó datos relevantes para la investigación, se procedió a la identificación de cuatro personas vecinas de Agudo, Almadén y Argamasilla de Calatrava que habían estado merodeando días antes por la localidad de Almadén con un vehículo monovolumen de color azul, como así captaron también varias cámaras de seguridad en alguno de los lugares donde se produjeron los hechos ilícitos.

Las diligencias instruidas, han sido entregadas en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Almadén.

Consulta aquí más noticias de Toledo.