Operación Asfalto 2018
La Operación Asfalto ya ha comenzado en la Avenida de Abrantes, en Carabanchel. JORGE PARÍS

El  Ayuntamiento de Madrid realizará este verano "la mayor operación asfalto de la historia de la ciudad", tal y como ya anunció el delegado de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo. El mal estado de las aceras y calzadas de la capital, con más de 3.000 reclamaciones ciudadanas mensuales, ha llevado al Gobierno municipal (Ahora Madrid) a destinar más de 40 millones de euros en la renovación de unas 320 calles repartidas entre los 21 distritos, varios tramos de la M-30, doce túneles y un paso inferior. La previsión municipal es que las actuaciones, que han arrancado esta semana, se desarrollen hasta septiembre, aunque podría prolongarse durante el mes de octubre. La renovación afectará a una superficie total de 2.364.847 metros cuadrados, casi el doble que el año pasado. Se trata de la mayor inversión de la administración local en la campaña veraniega de asfaltado de la historia de Madrid.

Entre las calles que van a mejorar su pavimento de manera total o parcial se encuentran arterias importantes como Gran Vía, Atocha, Toledo, Goya, Alcalá, Velázquez, Avenida de Barcelona, Paseo de Santa María de la Cabeza, Alberto Alcocer, Avenida de Abrantes, Marcelo Usera, Méndez Álvaro, Camino de Vinateros o Arturo Soria.También sufrirán mejoras los túneles como el de Bailén, Azca, Cuesta de San Vicente o el paso inferior de Alfonso XII.

Los técnicos municipales han seleccionado estas vías debido a su alto grado de deterioro en algunas partes con la presencia de grietas, baches y socavones. Entre los criterios para priorizar las calzadas a rehabilitar están el nivel de obsolescencia de las mismas y la intensidad media de tráfico que soportan. Como novedad este verano, junto a las mezclas asfálticas en caliente tradicionales, se van a utilizar mezclas tipo SMA en las calles de mayor intensidad de tráfico. Estas mezclas, de material de muy buena calidad y elevado contenido en betún, presentan frente a las tradicionales unas excelentes propiedades resistentes, bajo nivel sonoro y elevada durabilidad (una vida media de 20 años frente a los 15 de las mezclas convencionales).

"Con la ejecución de las obras se consigue mejorar la comodidad y seguridad de los usuarios de las vías en las que se interviene, disminuir los niveles sonoros de rodadura y la contaminación del aire, y preservar el patrimonio municipal viario, evitando deterioros que en caso de no intervención obligarían a una renovación completa del pavimento y por lo tanto una inversión mucho mayor", explican a 20minutos fuentes municipales. 

Para José Manuel Calvo esta es la respuesta que debe dar el Ayuntamiento a un "contrato integral que no funciona, infradotado y con una partida ridícula para el mantenimiento de aceras y calzadas". "Entre 2010 y 2015 la inversión fue prácticamente nula. Por eso hemos hecho un acuerdo marco que tiene una vigencia de tres años y vamos a ejecutar estas actuaciones por la vía de las Inversiones Financieramente Sostenibles (IFS)", añade el delegado de Desarrollo Urbano Sostenible. Calvo estima que haría falta una inversión similar a la de este año durante los próximos tres o cuatro años para que las aceras y calzadas de la ciudad presenten un estado aceptable: "Esa es nuestra intención. Si seguimos en el gobierno así se hará". 

Evolución Operación Asfalto 2008-2018


Años de desinversión

El motivo de este esfuerzo inversor es la falta de mantenimiento que ha sufrido el pavimento de la ciudad en años anteriores. Entre 2010 y 2013, el anterior Ayuntamiento (PP) redujo las inversiones extraordinarias en vías públicas hasta que el punto que en 2013 no se realizó ningún trabajo extra por falta de presupuesto. Según datos del Ayuntamiento, en estos cuatro años se destinaron 6,3 millones de euros en total. En 2014, se recuperó la inversión y se destinaron 15 millones de euros. En 2015, la cifra ascendió a casi 16,4 millones.

El origen de este déficit en inversiones apunta al contrato integral de mantenimiento de vías públicas. El anterior Consistorio dirigido por Ana Botella adjudicó a la baja en diciembre de 2013 el contrato integral de infraestructuras viarias. Los tres lotes (norte, centro y sur de la villa) fueron a parar a la empresa Dragados, que ofertó con una rebaja media del 22,44% sobre el presupuesto de licitación. La mesa de contratación se lo otorgó durante 8 años por una cantidad de 336,59 millones de euros por ser la proposición "económicamente más ventajosa".

Consulta aquí más noticias de Madrid.