Inclusión
Niños en el colegio. GTRES

La directora del Alto Comisionado contra la Pobreza Infantil, Luisa Carcedo, informó este lunes de que el Gobierno pretende aprobar el próximo viernes un plan contra la pobreza infantil en los meses de verano con becas de campamentos para menores de familias con pobreza severa, de manera que tengan garantizado su derecho al ocio y la alimentación.

El objetivo es atajar "un problema urgente que se avecina en verano como consecuencia de la paralización de los comedores escolares", explicó Carcedo en una entrevista en RNE. Por eso se pretende “paliar” la carencia de estos niños, que durante los meses estivales ven restringido su ocio al no poder permitirse vacaciones.

El Gobierno plantea dar becas a esos niños para que puedan participar en los campamentos de verano organizados por ayuntamientos y otras instituciones así como "otras soluciones" para los menores que vivan en zonas rurales donde no hay estas iniciativas

Y es que, según la Encuesta de Condiciones de Vida publicada por el Instituto Nacional de Estadística (INE) la semana pasada, el 34,4% de las familias no se pueden permitir ni una semana de vacaciones fuera de su hogar.

"Las inversiones que hagamos para romper ese círculo de pobreza y dar oportunidad a esos niños son inversiones para el país, en competitividad, no se puede dejar a nadie en la cuneta". Ha defendido la educación pública y la necesidad de mejorarla para que sea "la opción general", frente al sistema concertado "que segrega a los niños", agrupando a los niños según el nivel de los padres.

"Uno de cada tres niños es víctima de pobreza infantil y entran en un círculo de desventajas respecto al resto de la población", advirtió la responsable de este Alto Comisionado dependiente de la Presidencia del Gobierno.

No obstante, Carcedo reconoció que este plan llega de manera "precipitada" dado el escaso margen de tiempo con el que se ha diseñado y que los campamentos de verano -gestionados generalmente por los ayuntamientos- ya están comenzando a organizarse y las becas elevarían el número de plazas.

Aunque se haga "de forma precipitada y rápida", el Gobierno espera que estas becas lleguen también a "zonas rurales" y sirvan para la "inclusión" de estos menores, a fin de que tengan garantizada una correcta alimentación y unas vacaciones dignas.

Carcedo también habló de un Pacto por la Infancia que aborde la pobreza infantil, pero reconoció que este asunto "toca mucho nervio ideológico", lo que dificultaría su aprobación pese a la insistencia de las ONG. No obstante, señaló que si hubiera "un clima favorable" el Ejecutivo trataría de "aunar todas las fuerzas políticas y voluntades" para elevar la erradicación de la pobreza entre los niños a una cuestión de Estado.

Otras medidas

Entre otras medidas, Carcedo estudia una modificación del tratamiento fiscal para las familias con hijos porque ahora "las familias con menos recursos tienen muchas desventajas", ya que carecen de desgravaciones y exenciones al no tener rentas. Respecto a prestaciones con carácter universal, como el cheque bebé, ha asegurado que habría que abordar aspectos "para que la rentas altas no sigan beneficiándose".

Carcedo ha indicado que el Alto Comisionado no tiene estructura administrativa, sino que coordinará los recursos de los distintos ministerios en ese ámbito. Además de con Educación y con Bienestar Social, abordará con Trabajo y Seguridad Social las prestaciones no contributivas y con Hacienda, el reparto de recursos a las familias, "porque los niños tienen derechos indirectos a través de sus familias".