Pedro Sánchez y Angela Merkel
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la canciller alemana Angela Merkel. EFE

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, considera que la propuesta que plantea junto con Francia y Alemania para crear centros de desembarco controlados de inmigrantes en suelo europeo es "un punto de partida" para intentar llegar a un acuerdo de toda la Unión Europea (UE).

Sánchez defendió esa propuesta en una declaración a su llegada a la cumbre sobre inmigración organizada en Bruselas por el presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker. Explicó que el planteamiento que abandera junto con Emmanuel Macron y Angela Merkel es una respuesta europea, consistiría en crear centros controlados y pretende no solo respetar los derechos humanos de los migrantes, sino tener una política migratoria responsable que haga frente a la realidad.

"Es un punto de partida. Vamos a ver lo que surge en el debate de hoy y en los debates del 28 y 29 de junio (el próximo Consejo Europeo), pero el diálogo que tenemos el Gobierno español y el francés es de buena sintonía, también en este asunto", precisó.

El jefe del Ejecutivo recordó que esta es su primera cumbre en Bruselas y garantizó que va a mantener una posición "constructiva e integradora" para intentar que la semana que viene los líderes de la UE lleguen a acuerdos concretos ante el problema migratorio y que satisfagan a todos.

"La actitud será la de aportar soluciones y compartir experiencias, porque la sociedad y el conjunto de las instituciones españolas pueden aportar y mucho a cómo gestionar de manera eficaz la realidad migratoria", añadió. Asimismo, apeló ante este asunto a los valores europeos, entre ellos la solidaridad entre los estados miembros, el respeto a los derechos humanos y la respuesta común a un desafío global.

Sánchez hizo hincapié en que el problema de la migración afecta de lleno a España al ser país fronterizo, y en la necesidad de que haya una respuesta común al problema de las llegadas masivas en el Mediterráneo.