El Obispo de Tenerife
El Obispo de Tenerife. (ARCHIVO) ARCHIVO
El obispo de Tenerife, Bernardo Álvarez, reiteró hoy que nunca quiso justificar el abuso a menores, que considera un delito, ni compararlo con la homosexualidad.

Álvarez ha hecho estas declaraciones en una entrevista que concedió a la Televisión Canaria, en su primera intervención televisada desde sus polémicas afirmaciones el pasado 27 de diciembre, cuando dijo entre otras cuestiones, que hay menores que "consienten" tener relaciones sexuales e "incluso si te descuidas, te provocan".

No entró a valorar la denuncia de una asociación de gays y lesbianas
En esta entrevista, Bernardo Álvarez explicó, que en ningún momento justificó el abuso a menores, y lo tachó como un
hecho reprobable y un pecado gravísimo desde el punto de vista moral y jurídicamente un delito.

Así mismo dijo que nunca quiso comparar ni ha comparado estas acciones reprobables con la homosexualidad.

Sin embargo, no entró a valorar la denuncia que ante la Fiscalía General del Estado le interpuso una asociación de gays y lesbianas por estas declaraciones.

El obispo de Tenerife aseguró que se limitó a "dar la versión que sobre este tema tiene la iglesia" y remitió a las personas más interesadas en saberlo a "los textos eclesiásticos".