Frontera de EE UU con Canadá
Control fronterizo entre EE UU y Canadá ubicado entre las localidades de Blaine (Whashington) y White Rock (Columbia Británica). GOOGLE STREET VIEW

Lo que comenzó como una actividad recreativa en una playa canadiese terminó convirtiéndose en una pesadilla para Cedella Roman. Esta joven de 19 años y de origen francés salió a correr el pasado 21 de mayo por una playa de White Rock cuando, sin percatarse, cruzó la frontera a EE UU y permaneció detenida durante dos semanas por la policía fronteriza.

Según recoge el diario The Guardian, Roman se encontraba en Canadá visitando a su madre y estudiando inglés, cuando la familia decidió visitar White Rock, una ciudad próxima a la frontera con EE UU. La joven decidió salir a correr por la playa durante un atardecer, pero se desvió hacia un camino de tierra debido a la subida de la marea.

Sin embargo, mientras tomaba fotos del paisaje antes de volver con su madre, dos agentes de la policía fronteriza estadounidense le salieron al paso, según ha declarado la joven a la televisión canadiense CBC. "Un agente me detuvo y comenzó a decirme que había cruzado la frontera ilegalmente. Le dije que no lo había hecho a propósito y que no entendía lo que estaba pasando".

Roman se defendió entonces alegando que no había visto signo alguno que marcara la frontera, y no pensó que en el caso de haberla cruzado el problema sería mayor. No obstante, la cosa empeoró ya que la joven no llevaba consigo en ese momento ningún documento identificativo ni permiso de viaje, por lo que fue detenida y acusada de cruzar ilegalmente la frontera hasta Blaine, en el estado de Washington.

De ahí la llevaron hasta un centro de detención de inmigrantes en Tacoma, a más de 200 kilómetros al sur de distancia de donde fue arrestada. "Me metieron en vehículos con jaulas y me trasladaron a sus instalaciones. Me pidieron que me quitara todas mis pertenencias personales, mis joyas, me cachearon por todas partes", ha añadido la joven.

"Cuando un individuo se desplaza cerca de una frontera internacional, es responsabilidad suya ser consciente de su entorno y su ubicación en todo momento para garantizar que no la cruza ilegalmente", han agregado a este respecto un portavoz de Aduanas y Protección Fronteriza estadounidense a la cadena CNN.

Aunque las autoridades de EE UU recibieron los documentos necesarios tres días después de su arresto, los funcionarios de inmigración canadienses y estadounidenses se demoraron varios días más en confirmar que la joven podía regresar a Canadá. En total, Cedella Roman estuvo dos semanas detenida.

Para la madre de la joven, Ferne, su arresto fue "injusto", ya que no había "ninguna señal en la frontera": "Es una trampa... Cualquiera puede ser atrapado así en la frontera", dijo en declaraciones a la CBC.