Tras el levantamiento de la totalidad del secreto de sumario del caso de Gabriel Cruz, se ha conocido que el niño murió entre una y dos horas después de la "última ingesta de alimento sólido" al ser asfixiado. En concreto, el estudio criminalístico indica que el fallecimiento se produjo entre las 15:30 y las 16:30 horas del 27 de febrero.

Tal y como especifica el sumario, la muerte se debió a una "anoxia anóxica" tras una "asfixia mecánica por sofocación manual", horas después de que supuestamente se produjese su desaparición en las Hortichuelas Bajas, Níjar.

Los propios foreneses destacan en el sumario que en el cadáver del niño eran "muy llamativos los signos generales de asfixia". Además, añaden que la obstrucción de los orificios respiratorios se produce de forma accidental con mayor frecuencia y mucho menos en casos "de etiología homicida", añadiendo que en estos últimos existe por lo general una "gran desproporción de fuerzas".

Los análisis de los cabellos de Gabriel muestran que no fue drogado. El sumario expone que estos análisis "ponen de manifiesto que no ha habido exposición a cocaína, heroína, cannabis, metadona ni anfetaminas durante el período de doce meses anteriores a la toma de la muestra".

Otros datos del sumario

El sumario de la causa seguida contra Ana Julia Quezada también recoge otros informes sobre lo ocurrido tras su detención en Vícar (Almería) el pasado 13 de marzo. Apenas veinte minutos depués de la detención el secretario judicial de guardia recibió por teléfono la noticia de que había sido hallado el cadáver y fue trasladado a la Comandancia de Almería sin manipular.

El levantamiento del cadáver se produjo ya en las dependencias de la Guardia Civil y ante la comisión judicial y el Ministerio Fiscal. El cuerpo del menor se encontraba "completamente cubierto de pequeñas piedras y tierra arcillosa".

Desde su muerte y hasta el hallazgo del cadáver, el cuerpo del pequeño Gabriel permaneció enterrado junto a un pozo en una finca del padre en Rodalquilar (Almería).

En el sumario también consta una carta escrita por Quezada y dirigida a Ángel Cruz, padre de Gabriel y hasta la muerte del pequeño pareja de Ana Julia. En ella la investigada como presunta autora de la muerte de Gabriel pide perdón "de todo corazón" y afirma "lamentar" todo el daño causado tanto a Ángel Cruz como Patricia Ramírez, madre de la víctima.