Las muestras recogidas se llevarán al departamento de Bioquímica, Microbiología, Biología Celular y Genética de la Universidad de La Laguna para realizar diferentes estudios de diversidad genética que ayuden a aumentar el número de ejemplares catalogados.

El vicepresidente y consejero de Medio Ambiente, José Antonio Valbuena, explicó que el objetivo es garantizar la supervivencia de esta especie endémica en peligro de extinción y que se encuentra en un estado delicado de conservación. En ese sentido, el muestreo se realiza a través de trampas inocuas para los animales, los cuales son liberados en el mismo entorno tras obtener una pequeña muestra.

En este proceso está siendo determinante la implicación activa de los agentes medioambientales del Parque Rural de Teno, así como del personal del Centro de Recuperación de Especies de La Tahonilla y el Servicio de Biodiversidad del Cabildo de Tenerife.

El Lagarto Gigante habita en la actualidad en dos pequeñas localizaciones de la isla. La mayoría se sitúan en lugares acantilados de difícil acceso de la montaña de Guaza y el resto se pueden encontrar en el macizo de Teno, donde su principal amenaza son los gatos salvajes del entorno. Uno de los principales propósitos de esta iniciativa es averiguar el grado de parentesco de ambas poblaciones y sus factores de riesgo.