Jornada HEPYCURE sobre hepatitis C celebrada en Barcelona.
Jornada HEPYCURE sobre hepatitis C celebrada en Barcelona. GILEAD SCIENCIES

Más de 16.000 pacientes han recibido tratamiento contra la hepatitis C en Cataluña después que desde hace poco más de un año se apliquen combinaciones de tratamiento capaces de curar a más del 97% de los afectados, con una pauta de administración cómoda y sin apenas efectos adversos.

Esta fue una de las conclusiones del Doctor Joan Carles Quer, que participó este martes en la jornada HEPYCURE 'Trabajos juntos hacia la eliminación', organizada por Gilead Sciencies en Barcelona, donde los expertos debatieron sobre la importancia de las estrategias de cribado y de tener una coordinación entre áreas médicas para eliminar la enfermedad.

Quer, del Hospital Universitario Joan XXIII y coordinador de la jornada, ha recordado que el acceso de todos los pacientes con hepatitis C al tratamiento, independientemente del grado de lesión hepática, es una realidad en Catalunya desde septiembre de 2017.

Desde que en 2015 se puso en marcha en España el plan estratégico para el tratamiento de la hepatitis C ya se han tratado a más de 100.000 pacientes, siendo el líder europeo en este aspecto.

Aunque en una primera fase el plan establecía máxima prioridad al tratamiento de pacientes con fibrosis hepática avanzada y a pacientes en lista de espera, en la actualidad se está haciendo especial foco en un diagnóstico precoz y el posterior tratamiento de todas las personas que estén infectados por el virus.

Según los expertos, se estima que en España quedan unos 150.000 pacientes que, de ser tratados, permitiría eliminar la enfermedad en el año 2021.

Retos

Uno de los retos que plantea el plan es la eliminación del virus en la población reclusa, ya que datos recientes señalan que la prevalencia de la enfermedad en la población reclusa roza el 14,8% en prisiones administradas por el Ministerio del Interior.

Según el Dr. Andrés Marco, para intentar eliminar la hepatitis C en 2021 es necesario disponer de intervenciones específicas en los grupos más incidentes, especialmente usuarios de drogas intravenosas, y elaborar programas específicos para aquellos centros que acogen afectados con grandes prevalencias de infección.

"Con intervenciones adecuadas, la eliminación de la hepatitis C en las prisiones catalanas, y en las del resto de España, es posible en un plazo corto de tiempo", ha destacado.

Durante la reunión los participantes reconocieron el esfuerzo realizado en los últimos años, pero alertaron de la importancia de seguir concienciando a la población sobre la necesidad de identificar y tratar a todos los pacientes con hepatitis C.

La aparición de los antivirales de acción directa (AAD) ha supuesto un importante avance para la eliminación de la hepatitis C; desde su aparición, los tratamientos tenían unas tasas de éxito en torno al 50%, su duración era de alrededor de seis meses y solían presentar efectos adversos relevantes.

Ahora, la nueva generación de tratamientos ha permitido curar a más del 98% de los pacientes en un plazo cercano a los tres meses.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.